Empleo público y privado

El salario formal cayó un 17,7% en los últimos ocho años en Santa Fe

Desde 2015 a 2023, los haberes en blanco de los santafesinos quedaron rezagados respecto de la inflación. El fenómeno fue más pronunciado en el sector privado (-18%) que en el ámbito del Estado provincial y municipal (-16%). Lo explica la escasa creación de empleo en el sector productivo.

 

23-01-2024 | 9:08 |

Pueden encontrarse explicaciones económicas para comprender, en el término de una década, la pérdida de poder adquisitivo del salario registrado frente a la inflación. Y también para entender por qué es mayor ese deterioro en el empleo privado.
Foto:Gentileza

Un informe de la Fundación Mediterránea publicado esta semana indica, entre otros datos, que los salarios formales, públicos y privados, en la provincia de Santa Fe cayeron en promedio -18% en el período junio de 2015 y junio de 2023. Además, la misma base estadística muestra que el deterioro fue más alto entre los empleos formales de las empresas de particulares que en el sector público en general. En el primer caso el descenso fue de -18% y en el segundo de -16%.

Se trata de un cuadro estadístico que mide la variación del salario promedio por provincia en términos reales, en ese período de ocho años que, por tomar el mes de junio permite suponer que es representativo de la totalidad del año.

Según la publicación de Laura Caullo y Azul Chincarini titulada "La masa de ingresos fijos que reciben los hogares sufre la erosión de la inflación y en términos reales retrocede a niveles de 15 años atrás", fue en Mendoza (-29,5%), Tucumán (-29,1%) y Tierra del Fuego (-28%) donde se registraron la caídas más pronunciadas. Salta (4,3%) y, bastante más lejos, Entre Ríos (-10,6%) mostraron los mejores promedios.

Es en las comparaciones entre el índice para las remuneraciones formales en la actividad privada y las del sector público donde pueden hacerse las lecturas más interesantes, sobre el cuadro estadístico que toma un amplio período de ocho años, que en su mayoría corresponden a las presidencias de Mauricio Macri y Alberto Fernández.

Por ejemplo, en la provincia cuyana que muestra el mayor deterioro coinciden salarios menos atractivos en el ámbito estatal provincial y municipal (-39%) con lo que sucede en el ámbito productivo y de servicios privados (-21,7%); en cambio, en Salta, la única con números positivos (al menos a la altura de junio del año pasado), pesa una mejora del 10% en los salarios públicos formales y una baja de -7,8% en el ámbito privado.

En general, los salarios de quienes se desempeñan a las órdenes de una empresa privada tuvieron peor suerte que los de las dependencias del Estado municipal y provincial, en casi todas las jurisdicciones subnacionales, es decir, las 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Justamente en Caba, donde se registran los salarios más altos del país, la variación del salario promedio en términos reales, entre junio de 2015 y junio 2023, fue de -13%, pero su sector privado logró salarios que cayeron menos que en el Estado: -10,3% frente a -18,4%.

Otro caso digno de mención es Santa Cruz. La enorme provincia patagónica exhibe el mejor índice salarial privado con una baja de apenas -07%, pero también un derrumbe de los estatales santacruceños de -38,7%. En promedio, al considerarse la totalidad de los salarios formales (con recibo de sueldo) Santa Cruz queda en un aceptable 12,6%.

Por su peso en la economía argentina, importa la Provincia de Buenos Aires cuyos salarios formales del ámbito privado y público bajaron en esos ocho años -16,5%, pero en el primero el índice fue de 16% y en el segundo -18,7%.

Los salarios privados cayeron menos que los estatales en Mendoza, Caba, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Chubut, La Rioja, Corrientes, La Pampa, Santiago del Estero, Buenos Aires, Tucumán, Misiones, Jujuy y San Juan. En el resto de los distritos, entre ellos Santa Fe, sucedió lo contrario.

Cae el empleo privado

Pueden encontrarse explicaciones económicas para comprender, en el término de una década, la pérdida de poder adquisitivo del salario registrado frente a la inflación. Y también para entender por qué es mayor ese deterioro en el empleo privado.

Otro estudio de la misma fundación, titulado "En la década de la estanflación, el empleo público aumentó 34%" de Marcelo Capello, indica que para el período 2011-2022, en todo el país el empleo público de todos los niveles del Estado creció: 34% mientras que en las empresas apenas el 3%. El trabajo considera solo el empleo registrado. Es interesante observar que dentro del aumento del empleo público los puestos creados en las provincias, Caba y los municipios la tasa fue del 35% y en cambio a nivel nacional del 28%.

El detalle por provincias es más ilustrativo de la suerte de cada economía y de su sector público. En la provincia de Santa Fe la multiplicación de puestos de trabajo estatales quedó muy por debajo del promedio nacional, con un 27% a lo largo del período considerado (que no incluye 2023). Pero no se verificó un aumento importante en el empleo privado en blanco, apenas un preocupante 5%.

El autor considera que "el empleo en el sector público provincial ha registrado un fuerte crecimiento en el período bajo análisis, de modo que detrás de la caída del peso del gasto en personal, seguramente se tiene una disminución del salario real promedio".

Destaca que Misiones (93%), Chubut (77%), Santa Cruz (73%), La Rioja (68%), San Luis (64%), Provincia de Buenos Aires (53%) y Jujuy (51%) incrementaron su empleo público en más del 60% en los once años bajo análisis. En el mismo sentido, las jurisdicciones donde más cayó el empleo privado fueron Caba (-3%), San Luis (-1%) y San Juan (-1%).

Neuquén fue la única jurisdicción en la que los puestos de trabajo privados (asalariado formal) aumentaron más que el empleo público (provincial y municipal). Los guarismos fueron de 39 % y 33 %, respectivamente, para los últimos once años.

Por habitante

Una visión más acabada se logra al considerarse la tasa de actividad de cada provincia, que tiene presente el aumento de la población. Y en ese sentido, Santa Fe tiene un lugar destacado, es la provincia donde menos creció su población. Entre 2011 y 2022 aumentó un 9%. Sólo la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tiene un número más bajo (2%). En el otro extremo se ubicaron dos jurisdicciones australes: Santa Cruz (35%) y Tierra del Fuego (34%).

Con esos datos, el investigador depura, per cápita, la variación del empleo público y del empleo privado. Así, en Santa Fe por cada uno de sus habitantes de 2022 hay -4% menos de puestos de trabajo que en 2011 en el ámbito privado y en cambio 16% más en los sectores públicos provinciales y municipales.

Así considerada la variación del empleo estatal, otra vez Misiones se destaca con un 69% más per cápita al final del ciclo bajo la lupa, seguida por La Rioja (45%), Santa Cruz (45%) y San Luis (42%) y Provincia de Buenos Aires (36%).

Es en Córdoba (-9%) donde más bajó el empleo público medido per cápita, seguida de La Pampa (-5%) y Tucumán (-1%).

En Santa Cruz (-26%) el empleo privado per cápita se derrumbó de 2011 a 2022. Le siguieron Tierra del Fuego (-20%), Chubut (-16%), San Juan (-14%), San Luis (-14%), Tucumán (-13%) y Mendoza (-11%).

 


Temas: El mirador 
Mirador Provincial en

Autor:

Además tenés que saber:


+ Noticias



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.
En Portada / Santa Fe
En Portada / Entre Ríos