Violencia interminable

Rosario: balearon el frente de una comisaría y dejaron un mensaje intimidatorio

Los disparos impactaron contra el frente vidriado de la seccional 19ª y un vehículo que estaba estacionado casi en la puerta. La nota estaba escrita en un pedazo de cartón. No hubo heridos.

27-12-2023 | 9:34 |

Se presume que el ataque se registró alrededor de las 2:30 de este miércoles.
Foto:Marcelo Manera.

En la madrugada de este miércoles 27 de diciembre fue atacado a tiros el frente de una comisaría ubicada en la zona oeste de Rosario. No hubo heridos, pero sí daños materiales en la puerta y vidrios de ingreso de la seccional 19ª y en un auto que estaba estacionado a los pocos metros.

La cuna de la bandera no tiene descanso. Los sicarios o tiratiros continúan sembrando las calles de Rosario de balas, que en muchos casos terminan cobrándose vidas. Pero también demuestran que se manejan con un grado de impunidad que no para de sorprender.

Entre 7 y 10 balazos impactaron en el frente de la seccional ubicada en bulevar Seguí al 5300, una calle de gran circulación y movimiento durante prácticamente las 24 horas. El blanco elegido por los sicarios, que se presume fueron al menos dos que se movilizaban en un auto, fue la estructura de hormigón que se inauguró hace menos de una década (fue habilitada a fines de mayo de 2014) y que formó parte de un plan de construcción de seis nuevas comisarías que venían a reemplazar otras tantas dependencias que funcionaban en viviendas refaccionadas.

En base a los primeros testimonios e inspecciones en el lugar, se presume que el ataque se registró alrededor de las 2:30. Al menos ocho impactos contabilizó el personal de la división criminalística de la Policía de Investigaciones (PDI) en una primera pericia.

Dos balazos dieron contra autos estacionados, el resto, contra el cartel y el frente de blindex de la seccional.

 

Se presume que el ataque se registró alrededor de las 2:30 de este miércoles.
Foto: Marcelo Manera.

 

Los agresores dejaron además un cartel escrito en un pedazo de cartón, en el que se alude a un detenido en la Unidad Penitenciaria de Piñero, que se presume fue arrojado un rato después de la balacera, desde un segundo vehículo.

Voceros indicaron que no se descarta que el ataque tenga además relación con los allanamientos realizados en la mañana del martes, por una investigación por extorsiones y balaceras contra un inmueble de barrio Azcuénaga, en los cuales fue detenida Vanesa Barrios, pareja de Ariel Máximo "Guille" Cantero.

Otras balaceras
Esta es la primera balacera contra la comisaría ubicada en barrio Triángulo y Moderno. Se suma a al menos otra media docena de seccionales que fueron blanco de ataques en este último año, por los cuales el anterior gobierno decidió poner vallados en los frentes de varias de las dependencias policiales.

El último ataque se dio en la madrugada del martes 30 de mayo pasado, en el frente de la comisaría 20ª, ubicada en calle Carrasco al 5600, de barrio Empalme Graneros, en la zona noroeste de Rosario.

El anterior ocurrió en la madrugad del día previo, y tuvo como blanco el frente de la comisaría 16ª, ubicada en barrio Tablada, al sur de Rosario.

En la madrugada del miércoles 5 de abril, poco más de 20 horas después de la visita del por entonces ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, para dejar inaugurada la nueva División Antidrogas de la Policía Federal en Rosario, varias personas pasaron en un auto y arrojaron un artefacto explosivo casero (bomba molotov) contra una camioneta de la Policía de Acción Táctica (PAT) que estaba estacionada en la puerta de la comisaría 15ª, ubicada en la zona sur de Rosario, donde además dejaron un mensaje amenazante.

Ese violento episodio se registró alrededor de las 3 AM en la esquina de Sarmiento y Ameghino. El vehículo estaba estacionado sobre la segunda de las calles y se quemó en su totalidad. El fuego también alcanzó a la parte trasera de un Chevrolet Corsa que estaba estacionado a los pocos metros.

Además, los atacantes dejaron una nota con un mensaje amenazante: «Dejen de agarrar plata de los giles, corruptos».

En la madrugada del 13 de febrero fue atacado a tiros el frente del Centro de Análisis y Operaciones Policiales (COP), ubicado en avenida Sabattini y Crespo, en la zona sudoeste, donde además funcionaba la Policía Comunitaria.

El hecho se registró alrededor de las 4 AM. En el lugar se hallaron 3 vainas servidas. Uno de los impactos atravesó uno de los blindex de ingreso al centro policial, que fue inaugurado en abril de 2021.

En la puerta, los atacantes dejaron una nota contra integrantes del Servicio Penitenciario, en el que se mencionaba el apellido de dos oficiales y la frase «les gusta pegar a los pibes con el GORO», en referencia a la Guardia Operativa de la Restitución del Orden (GORO).

Su construcción comenzó en noviembre de 2018, con la intención de convertirse en la primera comisaría distrital de la ciudad, de acuerdo al plan anunciado en su momento por el entonces ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, por el cual se pretendía reemplazar las 32 comisarías y subcomisarías por 6 mega comisarías.

Con el cambio de gestión, la obra se paralizó y cuando se retomó, se anunció que iba a convertirse en un centro de operaciones policiales. Fue inaugurado en abril del año 2021, por el entonces ministro de Seguridad, Jorge Lagna; el subsecretario de Seguridad Preventiva, Diego Lluma, y el gobernador Omar Perotti.

Una semana antes (alrededor de las 23 del 6 de febrero), una persona pasó en bicicleta y atacó a tiros el frente de la comisaría 32ª, ubicada en barrio Godoy, en el extremo oeste de Rosario.

El atacante gatilló al menos en cuatro oportunidades contra el frente del inmueble. Uno de los plomos perforó el ventanal del frente de la seccional, ubicada sobre calle Julio Vanzo al 7700, a menos de 300 metros al oeste de avenida Circunvalación. Otra de las balas impactó en el vidrio delantero izquierdo (del lado del conductor) de un automóvil Suzuki Fun de color negro que estaba estacionado en la puerta, con pedido de secuestro.

Vallados
Tras el ataque con una bomba molotov al frente de la seccional 15 (a principios de abril), desde el Ministerio de Seguridad se decidió colocar vallados en los frentes de comisarías ubicadas en la zona noroeste, tras la sospecha de probables ataques o atentados con bombas incendiarias.

El vallado se colocó en las seccionales 12ª, ubicada en la esquina de Casilda y Solís, barrio Ludueña; la comisaría 20ª, ubicada en Carrasco al 5600, en el corazón de barrio Empalme Graneros y también la subcomisaría 24ª, que se encuentra en la intersección de avenida Sabin (Travesía) y Juan José Paso.

La decisión se tomó tras conocerse, por información de calle y datos aportados a través de llamados anónimos, que podrían cometerse hechos de intimidación y/o atentados con bombas incendiarias contra esas dependencias policiales. Las vallas –de hierro– son las que habitualmente se utilizan en operativos donde se prevé gran afluencia de público.

En su momento se dijo que se iban a quedar durante el fin de semana largo de pascua, pero con el correr de las jornadas, la protección no se sacó. Incluso se colocó un vallado similar frente a otras dependencias policiales, entre ellas la subcomisaría 21ª, de barrio 7 de septiembre, en la zona noroeste y la Agencia de Control Policial (ACP), ex Asuntos Internos, ubicada en Catamarca al 1300, en pleno centro de la ciudad.


ROSARIO
Más noticias sobre este tema
Temas: Santa Fe violenta Actualidad Rosario 
Mirador Provincial en

Además tenés que saber:


+ Noticias



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.
En Portada / Santa Fe
En Portada / Entre Ríos