Un caso particular

Los reiterados robos de cereales traen aparejados un grave problema ambiental en Coronda

Durante todo 2023, la policía de la Unidad Regional XV y la Justicia trabajaron sobre el hurto de cereales a vagones de trenes en las vías del ex ferrocarril Belgrano. Como muchos granos fueron quedando tirados, esto generó un preocupante efecto secundario contra la salud de los vecinos.

08-01-2024 | 6:54 |

+2

La preocupación es en primer lugar de la mayoría de los vecinos de barrio Conar, en el noreste corondino, ya que las vías del ferrocarril son parte del paisaje histórico del lugar. Foto: gentileza



Es un delito que durante 2023 ha tenido una acentuación en cuanto a la atención de parte de las autoridades judiciales y policiales en Coronda, departamento San Jerónimo, detenciones, juicios abreviados, importantes secuestros, operativos de saturación en barrios enteros, y hasta multas en casos puntuales pero que todavía no encontró la solución al aspecto ambiental que acarrea.

Se trata del hurto de cereales, que por un lado perjudica a la empresa concesionaria del ferrocarril Belgrano pero que, como efecto rebote, perjudica a decenas de familias en al menos dos barrios de esta ciudad por la descomposición de los granos que quedan tirados.

Barrios perjudicados

Esto ha generado un ecosistema peligroso para la salud de vecinos que ven que en sus casas proliferó la presencia de moscas, roedores, y gusanos y sobre todo con un olor nauseabundo parecido al de un animal muerto pero multiplicado por cientos.Foto: gentileza

 

La preocupación ya rayana con angustia es en primer lugar de la mayoría de los vecinos de Barrio Conar, en el noreste corondino, ya que las vías del ferrocarril son parte del paisaje histórico del lugar y el hecho de que en los últimos meses se haya intensificado el delito de hurto de cereales, el perjuicio es inevitable.

Es que tanto en esta populosa barriada como en Palo Azul, aunque este paraje del sureste corondino suburbano está menos poblado, y en Barrio Lafuente, centenares de kilos de cereal quedan dispersos en las vías y a sus costados durante tanto tiempo que entran en descomposición y esto ha generado un ecosistema peligroso para la salud de vecinos que ven que en sus casas proliferó la presencia de moscas, roedores, y gusanos y sobre todo con un olor nauseabundo parecido al de un animal muerto pero multiplicado por cientos.

Además, con el agravante de que hay personas enfermas y muchos niños residiendo cerca de este despojo de cereales, un verdadero foco contaminante de decenas de metros de longitud.

Queda tirado

Lo que ocurre es que el modus operandi de este delito es abrir las boquillas de los trenes, dejar caer los cereales y luego pasar con las bolsas dispuestas para cargarlas y luego venderlas. De hecho, mucha gente de otras localidades había venido a comprar al por mayor y en los casos en que la policía los descubrió se les hizo causa.

Precisamente, el trabajo de prevención y represión de este ilícito ha generado algunos operativos de barrido de estos lugares, con masiva presencia policial, en varios casos detenidos y hasta agresiones a los efectivos pero el hurto prosigue.

Un ejemplo masivo fue el 5 de noviembre, cuando jugaron la final de reserva de la Liga Galvense de Fútbol el local La Pepita frente a Progresista de San Fabián. Detrás de los bancos de suplentes están las vías, y a no más de 50 metros, la primera vivienda del barrio Conar. El olor nauseabundo que invadió la cancha ese día generó quejas y principios de descomposturas porque además había llovido hacía horas.

Problemas entre vecinos

Además, y como si fuera poco, no han sido menores las ocasiones en las cuales vecinos que han publicado fotos o han hecho denuncias a través de redes sociales, resultaron insultados y hasta amenazados por aquellos que lucran con esta actividad ilegal, por lo cual pensar en una nota conjunta de vecinos a las autoridades es casi inviable al estar conviviendo quienes hurtan con quienes sufren de esta situación tan anti higiénica.

El modus operandi de este delito es abrir las boquillas de los trenes, dejar caer los cereales y luego pasar con las bolsas dispuestas para cargarlas y luego venderlas.Foto: gentileza

 

Desde la Municipalidad, se ha informado que la empresa concesionaria ha sido multada pero esto no brinda una solución al problema ya que desde el municipio se ha comunicado que "no existen las herramientas necesarias" para sacar todo el cereal y que, en todo caso, periódicamente vuelve a volcarse en las vías como un círculo vicioso y nauseabundo, que sigue creciendo porque a diario las imágenes de contaminación siguen proliferando como estos insectos y alimañas.


Temas: Actualidad El mirador Coronda 
Mirador Provincial en

Además tenés que saber:


+ Noticias



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.
En Portada / Santa Fe
En Portada / Entre Ríos