Final triste

Murió el colibrí de Coronda

Lamentablemente Esperanza, la pequeña ave a quien se le había quebrado un ala como consecuencia de una tormenta en Coronda y por ende no podía ya volar, murió luego de que durante casi tres meses sus cuidadores intentaran torcer la equilibrada y cruel realidad de estos pájaros.

 

07-04-2023 | 7:43 |

El picaflor hembra Esperanza.
Foto:Gentileza: Miguel Angulo.

Esta es una tierna historia entre una familia de Coronda y un colibrí. Particular, con muy pocos antecedentes porque ese pajarito de aleteo infinito parece siempre inalcanzable, salvo para los que se animan a capturarla en una desenfocada foto. Pero las historias cruzadas por el afecto no siempre tienen final feliz. Es más, era previsible que esto pasara… Y pasó… Desde el Jardín de los Colibríes de Misiones ya le habían advertido a Miguel Angulo, el padre adoptivo de Esperanza, que las probabilidades de que el ave sobreviviese eran escasas y que con el paso de los días iban a decrecer al mismo tiempo que su metabolismo exigía recargar energía todo el tiempo.

Justamente, esa cruel manera de vivir, bella para los que miran al picaflor, pero al filo de la navaja para estos pájaros que si no comen cada 20 minutos, si no liban polen permanentemente y si no vuelan y queman energía, serán inexorablemente desgastados por su propio organismo.



Esperanza, el picaflor que la familia Angulo cuidó con un esmero conmovedor, murió este martes. El propio protector lo explicó de esta manera: “el domingo por la tarde fuimos a la costa del río y me llamó la atención que Esperanza no estaba activa como otras veces, pensé que se debía a que estaba fresco. Cuando volvimos y la puse en su jaula se cayó 2 o 3 veces del palito, le costó mantener el equilibrio, pensé que era algo casual”.

Luego, el proteccionista agregó que “el Lunes por la mañana en vez de estar parada sobre el palito estaba prendida a la pared de la jaula, la puse sobre el palito, luego de desayunar la saqué como hacía diariamente y la puse sobre la percha de alambre en la que se posaba siempre, noté que estaba bastante quieta y entrecerraba los ojos, no sabía si se debía a que no había dormido por estar prendida de la pared de la jaula o bien que estaba por suceder lo que me habían dicho, que cuando no pueden volar no viven más de 2 o 3 meses...”.

Y lamentablemente, el decaimiento de su organismo fue tan veloz como las alas cuando funcionan, pero recordemos que Esperanza no iba a poder volar más porque tenía mal soldada una fractura de una de sus alas: “Estuvo así todo el día, pero comía. El martes ya no quiso salir de la jaula, apenas le puse la comida se movió por el palito para comer pero se cayó de cabeza 2 o 3 veces, luego la vi comer una vez más y después se quedó parada del lado opuesto a su comedero, yo le ofrecía para que coma y solamente comió 3 o 4 veces más durante la mañana”.

En la protectora de estas aves le habían recomendado la eutanasia cuando vieran que estaba sufriendo, con todo el dolor del mundo Miguel y su familia lo intentaron, pero no consiguieron un veterinario que la atendiera. De todas maneras, cuando volvió de hacer esos tristes trámites, Esperanza les había ahorrado ese lúgubre paso y ya yacía quieta y con sus ojos cerrados para siempre.

La familia de Angulo la llevaba a todos lados, a la costa, a pasear, la tenían siempre cerca, le daban de comer y beber todo el tiempo, como si fueran asistentes de colibríes, como si fuera una hija podríamos decir… la ponían a aletear un buen rato para que hiciera ejercicios. Insistimos, la dedicación por esta diminuta ave fue emocionante para todos los que seguimos con expectativa su vertiginosa vida, pero no alcanzó. “La extrañamos a la chiquitina, estábamos todo el día con ella, tenía la esperanza de que sobreviva, debido a la atención que le brindaba (ejercitar las alas, sacarla a tomar sol, sacarla a pasear, etc.) pero no pudo ser” se lamentó Miguel Angulo con la tristeza que tiene aquellos que tienen vocación por lo que hacen.

Por algo se llamaba Esperanza… un pajarito con pico generoso y alas desesperadas a quien una tormenta le truncó el vuelo y le puso un reloj muy corto para vivir, en un mundo donde todavía hay quienes no se dan cuenta que un rifle o una honda pueden generar tanto mal en una criatura que se cuelga de nuestros cielos para hacerlo un poquito mejor.

Ahora Esperanza es una redundancia. Porque estos pájaros, según las leyendas, son los transportadores de espíritus buenos desde las flores hacia el paraíso. Ahora se fue con un pedacito del corazón de Miguel, Susana y Dora hacia el cielo que los patriarcas de los pájaros todo el tiempo miran para que sus heridas alas nunca sean olvidadas.

 


Temas: Coronda Actualidad 
Mirador Provincial en

Además tenés que saber:


+ Noticias

Fin de semana con triunfos de 9 de Julio de Rafaela y Argentino de Rosario

 El fin de semana arrojó la goleada del León 4 a 0 sobre Douglas Haig y el triunfo del Salaíto 1 a 0 ante Real Pilar. Atlético Rafaela perdió contra Atlanta, mientras que Sportivo Las Parejas igualó ante Sportivo Belgrano y Unión de Sunchales hizo lo propio contra San Martín de Formosa.



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.
En Portada / Santa Fe
En Portada / Entre Ríos
La Sociedad Rural de Chajarí prepara la Muestra Ovina

En el mes de junio se vivirá en Chajarí una nueva edición de la muestra ovina. Se trata de una propuesta que busca visibilizar el trabajo de productores, lograr un espacio de diálogo entre pares y vínculos comerciales. Además, se realizará la quinta edición del concurso de asadores a la estaca y parrilla.

El 9 de junio La Sociedad Rural de Chajarí prepara la Muestra Ovina