Revelación

Crimen de Leoncio Bermúdez: presos ofrecieron $ 2 millones para liberar a un detenido, pero la banda falló

Así lo determinó la fiscal Gisela Paolicelli, quien acusó a un joven de asesinar al suboficial Leoncio Bermúdez en la puerta del hospital Provincial. Los dos reclusos querían liberar a otro que había sido trasladado por tuberculosis. Los tres quedaron en prisión preventiva por el plazo de ley.

29-12-2023 | 7:35 |

El crimen se produjo en el hospital Provincial en Rosario.
Foto:Archivo.

Un plan fallido para liberar a un preso terminó con un policía asesinado. Esa es la síntesis de lo que ocurrió en la noche del pasado 14 de noviembre en la puerta del hospital Provincial de Rosario. Por ese violento episodio, que trascendió a nivel nacional y demostró que la ciudad sigue siendo el lugar donde los sicarios y tiratiros hacen prácticamente lo que quieren, este jueves 28 de diciembre se dispuso la prisión preventiva a 3 hombres por haber, junto a otras personas y bajo un mismo plan, causado el fallecimiento del suboficial Leoncio Bermúdez.

En la sede del Centro de Justicia Penal, la fiscal Gisela Paolicelli les atribuyó a tres personas, Pablo Sosa; Gabriel Ibarra y Lautaro Núñez –ambos alojados en el pabellón 9 de Piñero– los delitos de homicidio calificado por el concurso premeditado de dos o más personas, por precio o promesa remuneratoria criminis causa; agravado por la participación de dos menores de edad y por el uso de arma de fuego; abuso de armas; robo calificado y tentativa de favorecimiento de evasión; todos en concurso real en calidad de coautores. Para los tres pidió la prisión preventiva por el plazo de ley (mínimo dos años), medida que fue avalada por la jueza de primera instancia Verónica Lamas González.

La Fiscalía les atribuyó a Sosa, Ibarra y Núñez, junto a otra persona, dos menores de edad identificados como T. G., de 15 años y B. V., de 14, y al menos un masculino más, hasta el momento no identificado, que en forma conjunta y bajo un mismo plan de acción, dieron muerte al suboficial inspector Bermúdez mediante disparos de arma de fuego.

Del mismo modo se les atribuye haber disparado contra dos mujeres: a F. L., ocasionándole lesiones en el glúteo izquierdo y contra A. D., a quien hirieron en la pierna izquierda. “Las conductas fueron realizadas según previa planificación y distribución de roles, aceptando el resultado acaecido. Los autores actuaron bajo promesa de recibir una suma de dinero y con la finalidad de procurar su impunidad por no haber logrado la evasión del interno Gabriel Lencina”, señalaron fuentes judiciales.

Secuencia de los hechos
Según se detalló en la audiencia, la investigación determinó que alrededor de las 22 del lunes 13 de noviembre, el interno Gabriel Lencina, que estaba alojado en el pabellón 9 de la Unidad XI de Piñero, fue trasladado al hospital Provincial de Rosario con diagnóstico de tuberculosis.

A las 2:45 AM del martes 14 se prescribió su internación. Luego de ser atendido, a las 18:43 de ese mismo martes, el personal a cargo de su custodia avisa a sus superiores (que estaban en Piñero) a través de un mensaje de whatsapp, que Lencina había recibido el alta y solicitaba el correspondiente traslado de regreso a la unidad penitenciaria.

Cinco minutos después, a las 18:48, los internos Joel Ibarra y Lautaro Núñez, alojados en Piñero, haciendo uso de aparatos telefónicos, comenzaron a convocar personas para que se hicieran presentes en el nosocomio a los fines de liberar a Gabriel Lencina, ofreciendo para ello la suma de 2 millones de pesos.

Ibarra, a través del uso de mensajería de whatsapp, encomendó la participación en el hecho a un menor identificado con las iniciales T. G., quien a las 19:30 hs tomó un remís junto otro menor (B. V.), de camino pasaron a buscar a Pablo Sosa y se dirigieron a la esquina de 9 de julio y Alem, a pocos metros de unos de los ingresos al hospital.

A las 20:43 se hizo presente en inmediaciones del hospital Provincial, otra persona (que se encuentra prófuga) para unirse al grupo. Un masculino –hasta el momento no identificado– le indicó a la persona prófuga que debía ir hasta la esquina donde se encontraban los dos menores y Pablo Sosa, siendo que en esa esquina recibieron instrucciones de otro masculino y una mujer, tampoco identificados hasta el momento, que descendieron del automóvil Fiat Uno gris por calle Alem antes de llegar a 9 de julio.

Por su parte, el subdirector de seguridad externa de la Unidad N° 11 de Piñero, que se encontraba en la Unidad Penitenciaria, toma conocimiento del mensaje de uno de los custodios de Gabriel Lencina, informando su alta a las 21 horas, momento en el que ordenó el traslado para ir a buscar al interno y los custodios al hospital.

 

 

La comisión de traslados del Servicio Penitenciario salió de Piñero a las 21:30hs, con más de media hora de viaje para llegar hasta el hospital. Pero a las 21:47 hs, Pablo Sosa y la persona que se encuentra prófuga, ingresaron a la guardia del hospital por su puerta de calle Zeballos, mientras que los menores T. G. y B. V. se quedaron aguardando en la vereda oficiando de “campana”.

Una vez dentro de la guardia, Pablo Sosa se dirigió al habitáculo donde se encontraba Gabriel Lencina, acompañado de 2 custodios. Al llegar, Sosa apuntó con un arma de fuego calibre 9 mm a los custodios. Uno de ellos se abalanzó sobre él a los fines de quitarle el arma, pero resultó lesionado en el forcejeo, mientras que Pablo Sosa le sustrajo el arma reglamentaria marca Bersa Thunder al agente penitenciario.

Finalmente, al no lograr el cometido propuesto, Pablo Sosa y la persona prófuga emprendieron su huida; al salir del lugar Sosa disparó contra los pacientes que se encontraban en la guardia, lesionando en la cadera y un glúteo a F. L.

Al escuchar los gritos de las personas, el subinspector Leoncio Bermúdez, que se encontraba de guardia en el destacamento policial del hospital, ubicado sobre calle Zeballos, se dirigió corriendo hacia el interior del nosocomio, pero se encontró con uno de los imputados en la puerta de la guardia.

Pablo Sosa, al encontrarse con Bermúdez, inmediatamente lo apuntó con las dos armas –la propia y la sustraída al penitenciario– y le efectuó un disparó con su arma propia, mientras que estando la víctima en el piso le efectuó dos disparos más.

Bermúdez, sin llegar a desenfundar su arma, cayó al piso gravemente herido, y fue atendido en primer lugar en la guardia del hospital Provincial y luego derivado al hospital de emergencias, donde falleció.

En tanto, Pablo Sosa continuó huyendo a pie por calle Zeballos hacia Primero de Mayo, disparando nuevamente hacia las paredes del hospital y el destacamento móvil Nº 16, lesionando en sus piernas a otra mujer, identificada con las iniciales A. D., que se encontraba en la vereda.

Luego de cometido el hecho, los cuatro masculinos huyeron a bordo del automóvil Fiat Uno gris que fue conducido por calle Zeballos hacia el oeste y luego dobló por calle Juan Manuel de Rosas hacia el sur.

Los detenidos
El principal sospechoso del crimen del policía Leoncio Bermúdez fue detenido en la mañana del miércoles 20 de diciembre por personal de la brigada de homicidios de la Policía de Investigaciones.

El arresto se produjo en inmediaciones de Anchorena y Presidente Roca, en un extremo de barrio Tiro Suizo, en la zona sur de Rosario. La detención fue hecha por personal de la división homicidios, que estuvo trabajando en los últimos días bajo un cerrado hermetismo en un sector del barrio donde finalmente se produjo la detención del joven, a muy pocos metros de una vivienda que frecuentaba.

Cabe destacar que el 4 de diciembre se presentaron en sede judicial dos adolescentes, de 14 y 15 años, quienes quedaron filmados en las cámaras ubicadas fuera del hospital haciendo campana antes de la llegada del grupo que intentó rescatar al preso Lencina. La presentación la hicieron luego que personal policial allanara sus domicilios en el marco de la investigación del crimen.

Los adolescentes prestaron declaración informativa, pero por sus edades no son punibles, por lo que se dispuso que ambos queden a disposición de la Secretaría de Niñez.


Temas: Leoncio Bermúdez Actualidad Policía de la Provincia de Santa Fe inseguridad Cárcel de Piñero 
Mirador Provincial en

Además tenés que saber:


+ Noticias

El brillo de la Noctiluca

 Vicky Lovell es una verdadera y genuina gestora cultural. En su larga trayectoria ha postergado su obra para dedicarle el tiempo al otro, a la crianza de sus tres hijos, a los alumnos de talleres literarios, a su gestión en festivales, publicaciones y revistas. Actualmente junto a Alejandra Méndez dirige el Centro Cultural Atlas. Aún así, publicó libros, participó en antologías, fue traducida a varios idiomas y la poesía es el eje central de su obra.

 La Liga San Martín va por su "Predio de Ezeiza"

Buscan hacerse de un campo deportivo de entrenamiento para los seleccionados masculinos y femeninos. Además, también servirá para los trabajos arbitrales. Una segunda etapa incluiría el desarrollo de un albergue para futbolistas.



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.
En Portada / Santa Fe
En Portada / Entre Ríos
Autopsia psicológica fue determinante para llevar a juicio por jurados a acusado de femicidio

Graciela Retamar falleció por las graves quemaduras que sufrió la madrugada del 18 de marzo de 2015. En un principio se investigaba una muerte dudosa, puesto que su pareja y ahora acusado sostuvo que se suicidó. Sin embargo, la realización de una autopsia psicológica que se realizó en el entorno de la mujer arrojó evidencias de una relación desigual en contexto de violencia de género.

Paraná Autopsia psicológica fue determinante para llevar a juicio por jurados a acusado de femicidio