Teatro en Rosario

Adoro esta vida mía: Una evocación al arte que resistió

 El colectivo Esse Est Percipi presentó su última creación el pasado 20 de abril en La Orilla infinita. La conmovedora puesta en escena tiene fechas programadas, durante los próximos meses, para las noches de los sábados. Gustavo Di Pinto y Santiago Pereiro hablaron de la obra.

24-04-2024 | 12:47 |

+1

“Adoro, esta vida mía”, revive la magia de la ficción de la década del ‘70, con una narrativa nostálgica y emotiva Foto: Julián López.


 El grupo Esse Est Percipi pone su maquinaria artística a trabajar, y nos presentan a dos familias enfrentadas por un pasado que guardan secretos oscuros en nombre del amor. “Adoro esta vida mía” es una historia llena de intriga, pasión y misterio.
Durante los próximos meses quienes asistan al escenario de La Orilla Infinita (Colón 2148, Rosario) los días sábados a las 21 horas podrán ver la historia protagonizada por Clara Galindo como la dulce Laura, junto a Jonathan Aguirre como el apuesto Muchacho.

El elenco se completa con Ignacio Amione como Rolando, Martina Berra en el rol de Inés, Ayelén Cano interpreta a Leti, Santiago Pereiro a Leopoldo, y Juan Manuel Raimondi en el papel del Dr. Fernández. Con la presentación en TV de Rocío Rosas Paz como Amanda y Manuel González es Ringo. La obra también cuenta con la participación especial de Coco Castillo en el papel de tío Gogó y las actuaciones de las primeras actrices: Analía Saccomanno como la sufrida Mabel y Bárbara Zapata como la pérfida Doris.


Hay que destacar que la dramaturgia fue escrita de forma colectiva por Griselda García, Gustavo Di Pinto y Santiago Pereiro. Mirador Provincial dialogó con Gustavo y Santiago.

Gustavo Di Pinto en primera persona

-¿Cómo nace la idea de trabajar desde las expresiones artísticas de los años 70 una época tan trágica de la historia argentina?

-La idea de "Adoro esta vida mía" surgió mientras ensayaba el año pasado "Un niño asustado" bajo la dirección de Rody Bertol.


Entre tantas preguntas que nos hacíamos en ese momento, hubo una que caló más hondo en mí: "¿Dónde se refugiaba ese niño asustado que en algún momento fui?".


La respuesta apareció muy rápidamente: en la ficción, particularmente en la ficción televisiva, en las telenovelas, en los programas humorísticos y en los musicales. Así nació la necesidad de revisar esa ficción y, de alguna manera, rendirle tributo. Se trata entonces de evocar esa ficción que, en momentos difíciles, tanto a grandes como a chicos, nos permite soñar con otros mundos posibles.


Puestos ya a trabajar, caímos en la cuenta de que aquellos años de mi infancia fueron los 70 y que mis recuerdos más claros corresponden al año 1978, año en el que decidimos situar la historia que íbamos a contar.


Surgen entonces las contradicciones. Los canales en aquel momento se encontraban intervenidos por las fuerzas armadas, la censura y la manipulación de la información a través de los medios de comunicación jugaron un papel preponderante en la perpetuación de la dictadura.

-¿A qué ficción, entonces, rendir tributo?

-Justamente a aquellas que, a pesar de la censura, se las ingeniaron para eludirla y mostrar, aunque sea veladamente, la realidad social y política imperante. A aquella ficción y a aquellos artistas que resistieron, a aquellos artistas que debieron exiliarse y a aquellas ficciones que nos hubiera gustado ver y no pudimos.


-La escritura de la dramaturgia la realizaron en conjunto (Gustavo Di Pinto, Griselda García y Santiago Pereiro) ¿Cómo se siente la escritura como proceso colectivo?

-Adherimos a una concepción amplia de la dramaturgia, definiéndola como la construcción de sentido que abarca todos los elementos escénicos. De esta manera, nunca hay un solo autor de la obra, sino que siempre se trata de una dramaturgia compartida y compleja, que incluye al espectador como participante activo a partir de su "lectura final".


Partiendo de este punto, en el grupo generalmente trabajamos desde una idea inicial, la cual, a través del trabajo con los actores y otros colaboradores, va tomando forma, incluyendo el texto. Posteriormente, este texto será organizado por alguien, de la misma manera que el material escénico es organizado por el director. En este caso particular, con Griselda García y Santiago Pereiro, constituimos un grupo de trabajo con un gran entendimiento en esta tarea conjunta, compartida, compleja y enriquecedora.


-En el proceso de investigación que llevaron a cabo para realizar la narrativa, ¿qué les llamó la atención del arte de la época que abordan?

-Justamente lo que más nos llamó la atención es algo que mencioné anteriormente. Algunas ficciones se las ingeniaban para sortear la barrera de la censura, como es el caso de Alberto Migre en su novela "Rolando Rivas, taxista", o, por el contrario, el caso de Jorge Pérez, un actor transformista cuyo personaje "Evelyn" era una vedette a quien se le impidió filmar la película "Mi novia el travesti", que luego se conoció como "Mi novia, él", protagonizada por Susana Giménez, y Pérez tuvo que exiliarse. Conocer a este actor y su historia fue determinante a la hora de dar rumbo al relato.


La voz de Santiago Pereiro


-La narrativa se presenta con tintes nostálgicos, ¿qué piensan que debe ser rescatado del arte de aquellos años?

-La preponderancia que tenía el disfrute, la energía, pero principalmente la noción del arte como trinchera. En ese momento, el arte fue un refugio no solo para los espectadores, sino también para los propios artistas. Y también lo popular, la llegada con el público, esa comunión, la espera con ansias de la próxima emisión.

-¿Qué semejanzas y diferencias encuentran entre el teatro de aquellos años y el teatro actual de la ciudad?

-El teatro, y las artes escénicas en general están en permanente mutación y movimiento. Los géneros tal vez estaban más diferenciados en aquellos años, mientras que hoy las mixturas y la revisión de aquellas formas, junto con nuevas miradas y modos de producción y creación son moneda corriente.


-¿Por qué es importante evocar los años 70?

-Por un lado, porque hay una tradición artística popular, que a veces se mira de soslayo, pero que creemos que es valiosísima, y admiramos a sus artistas, y a las obras de aquellos años. Y, por otro lado, porque hay ciertos discursos que retroceden, y que de manera cíclica vuelven, y hoy particularmente circulan mucho. Discursos que niegan nuestra historia, y nuestra memoria. Entonces pareciera que siempre es necesario volver a decir, nunca dejar de contar y sostener la llama en la antípoda de esos discursos rancios.


Bio

Gustavo Di Pinto: actor, director teatral y dramaturgo. Egresado de la Escuela Provincial de Teatro N° 3013 de la ciudad de Rosario. Fundador y director del Grupo Esse Est percipi (desde 1995 hasta la actualidad). Fundador y gestor de La Morada Teatro (de 2000 a 2020). Socio fundador de La Orilla Infinita. Ha dirigido más de 30 obras, muchas de las cuales son de su autoría. Ha sido jurado calificador de proyectos del INT y de numerosas fiestas provinciales y concursos municipales.

Santiago Pereiro: Actor, músico. Egresado de la Escuela Provincial de Teatro y Títeres 5029. Se desempeña como actor en las compañías Esse Est Percipi, Arteón y Vamos que nos vamos, además de otras producciones. Interpreta desde el 2018 a Manuel Belgrano en el Monumento Nacional a la Bandera. Ha participado de numerosas giras por todo el país, festivales y encuentros con diversos espectáculos.
Miembro fundador del teatro La Orilla Infinita, y es parte del equipo de investigación sobre historia del teatro en Rosario de la escuela de la que egresó.


Sinopsis

“Adoro, esta vida mía”, revive la magia de la ficción de la década del ‘70, con una narrativa nostálgica y emotiva, pero también crítica, que aborda tanto los aspectos más entrañables como las sombras y contradicciones de aquel período. Ambientada en el año 1978, recorre un capítulo de una telenovela que probablemente la censura no hubiera permitido salir a la luz, llevándonos de viaje a través de las vicisitudes de personajes entrañables: dos familias enfrentadas por su pasado, amores prohibidos, secretos y traiciones, en un combinado de géneros que evocan la paleta de aquella época. “Adoro...” Es un tributo al poder de la risa como escape y del arte como herramienta de resistencia, recordándonos la importancia de la ficción y la creatividad en momentos difíciles de nuestra historia.


Ficha técnica

Idea, dirección general y puesta en escena: Gustavo Di Pinto
Dramaturgia: Gustavo Di Pinto, Griselda García y Santiago Pereiro.
Actúan: Jonathan Aguirre, Ignacio Amione, Martina Berra, Ayelén Cano, Coco Castillo, Clara Galindo, Manuel González, Santiago Pereiro, Juan Manuel Raimondi, Rocío Rosas Paz, Analía Saccomanno y Bárbara Zapata.
Asistencia de dirección: Griselda García
Asistencia de producción: Clara Galindo
Entrenamiento actoral: Santiago Pereiro
Funciones: Sábados de abril, mayo y junio
Horario: 21:00hs
Sala: La Orilla Infinita (Colón 2148, Rosario)
Entradas a la venta en www.laorillainfinita.com.ar/entradas y en boletería.


CULTURA
Más noticias sobre este tema
Temas: Arte Música Teatro Cultura Eventos Culturales Rosario Mirador Provincial 
Mirador Provincial en

Además tenés que saber:


+ Noticias

Un bodrio en el sur: flojo empate de Colón

El 0 a 0 del elenco santafesino ante Deportivo Madryn definió lo muy poco que entregaron. Apenas una jugada de gol para cada uno, muchos pelotazos, casi nada de juego y un empate que los dos buscaron.

Presentan el libro "Voces de Rosario"

 El periodista y escritor Edgardo Pérez Castillo publicó su primer libro, Voces de Rosario que fue editado por la Editorial Homo Sapiens y será presentado el martes 11 de junio en la librería Homo Sapiens, Rosario.



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.
En Portada / Santa Fe
En Portada / Entre Ríos