La opinión de un experto en organizaciones delictivas

"Es muy difícil que la Justicia federal tenga que llevar adelante causas de narcotráfico de gran envergadura"

La ciudad del sureste provincial es parte del problema del narcotráfico que involucra a Argentina y a los países del Cono Sur. Las posibles soluciones a un problema muy complejo.

 

26-03-2023 | 16:43 |

Las balaceras se convirtieron en el ataque más recurrente en Rosario, tanto para intimidar como para el sicariato".
Foto:Archivo/Marcelo Manera.

La violencia sufrida creciente en los últimos meses en Rosario llegó a los noticieros de Buenos Aires que llegan a toda Argentina y también al extranjero. Cadenas internacionales de TV como RTVE (Radio Televisión Española) o la alemana Deutsche Welle se hicieron eco de la balacera contra el supermercado del suegro de Lionel Messi.

Lucas Manjon, representante de Libera Associazioni Nomi e Numeri Contro le Mafie en Argentina y coordinador del Proyecto Bien Restituido, conoce el paño de los movimientos de los delincuentes organizados. Días atrás publicó un artículo en el Diario AR donde compara lo que sucedió en la isla de Sicilia con la Cosa Nostra y la actualidad en Rosario. Mirador Provincial habló con el experto sobre este tema.

Otro factor que se reitera es el mensaje intimidatorio en el lugar del ataque.
Archivo.



-En esa nota tuya, vos hacés un paralelismo entre lo que pasa en Rosario y lo que pasó en la región de Sicilia. ¿Cuáles son los criterios que te llevan a establecer esa comparación?

-Hay varios aspectos. Yo me concentré fundamentalmente en tres. Uno es el punto geográfico del lugar que ocupó Sicilia en su momento como puente para el desarrollo del tráfico de la heroína que venía desde Medio Oriente y que iba fundamentalmente al mercado norteamericano de la costa este y parte de Europa occidental. En el caso de Rosario pasa lo mismo. Rosario empieza desde ya hace algunos años con lo que es la penetración fundamentalmente de grupos dentro de lo que es el orden internacional del narcotráfico. Crecen en Uruguay, en Paraguay, en Brasil, en algunos casos en Argentina, no radicadas sino operando, que lo que hacen es utilizar a Rosario por la hidrovía, por la cantidad de puertos, por el perfil agroexportador que tiene la provincia de Santa Fe y en parte por la cercanía que tiene con Uruguay, Brasil y Paraguay, que lo hace uno de los puntos interesantes e importantes para que pueda pivotear el narcotráfico internacional.

Las organizaciones criminales en Sicilia cuando se rompe el pacto de coexistencia pacífico que había, empezaron a atentar contra la vida de funcionarios honestos y después contra funcionarios deshonestos. Trataban de generar conmoción social para volver a sentar en la mesa de negociación a los funcionarios corruptos. En Rosario, se da una particularidad a partir de 2013 que es cuando crece el rol que empieza a tener Rosario y toda esa región. Corrientes, Misiones también. En 2013, se produce el asesinato del Pájaro (Claudio) Cantero y después la detención de (Hugo) Tognoli, que lo que termina de hacer es sacar del medio a las dos cabezas que regulaban el movimiento del narcotráfico dentro de Rosario, Gran Rosario, Santa Fe, Córdoba, parte de la Capital Federal, norte de la provincia de Buenos Aires. En Rosario, no se produce el asesinato de policías ni de funcionarios corruptos u honestos, sino que se empieza a trabajar con mensajes en cada una de las balaceras para forzar una negociación. Cada nuevo jefe de policía que se va poniendo va cayendo. Las organizaciones no es que la combaten (a la policía). Tratan de negociar, pero ese negociador va cambiando frecuentemente porque la política no lo puede sostener o porque son funcionarios deshonestos o porque los resultados no les dan pie. Sin producir los asesinatos que produjo la Cosa Nostra en Sicilia acá se empezaron a producir asesinatos mediáticos o políticos para obligarlos a negociar y para tratar de frenar ese estado de conmoción en el que se vive.

El tercer punto es por el tipo de práctica que está empezando a llevar las organizaciones criminales en Rosario, que son similares a las de Italia. Empiezan a diversificar un montón de actividades ilegales como es la protección de ciertos comercios, empiezan a extorsionar, a dedicarse a otras actividades criminales. Hasta hace unos años las bandas se dedicaban al narcotráfico. Hoy este tipo de bandas tienen una diversificación criminal.



-Es muy difícil cortar con una estructura mafiosa porque para los policías es muy sencillo quedarse en un lugar de complicidad por dos motivos muy simples: por la preservación de la vida y porque ganan más plata que lo que el Estado les pagaría. ¿Cómo se puede cortar con ese vínculo?

-El salarial es totalmente necesario. ¿Por qué los empresarios que ganan mucha plata también se corrompen y forman parte de estos entramados lavando el dinero? El motivo económico puede ser un punto de tentación, pero es correr un poco el eje. La tasa de homicidios de policías con las bandas criminales es muy baja en comparación a lo que está sucediendo. Si todos los policías como cobran bajo se terminan corrompiendo, el 100 por ciento de la Policía de Santa Fe estaría corrompida. No creo que pase.

Con ese criterio sería muy difícil sostener el planteo de que las fuerzas armadas debieran participar. Proporcionalmente las fuerzas armadas cobran menos que las fuerzas de seguridad. Sería echarle más nafta al fuego. Poder aumentar los salarios y no reformar las estructuras ni pensar la seguridad integrada a otros aspectos de gobierno terminaría fracasando.

-¿Qué es lo que lleva a Rosario a ser un punto geográfico atractivo en la cuestión comercial para la venta de sustancias ilegales?

-Desde Santa Fe hasta Rosario hay unos 20 puertos. Por una cuestión de números resulta muy difícil controlar. Operar en dólares en Argentina es mucho más apetitoso para las organizaciones criminales porque esa conversión del dólar al peso argentino se vuelve mucho más rentable de si se paga en otros lugares. La moneda también favorece el desarrollo de las organizaciones criminales dentro de lo que es el país.

Rosario es una gran urbe que tiene niveles de consumo promedio a las grandes urbes. La Capital Federal, el conurbano (bonaerense), Córdoba, Mendoza. Ante mayor población mayores posibilidades de venta.

-¿Qué podría pasar si el período de mayor violencia continúa y se expande?

-Sería hacer futurismo. Por la cultura lograda por la abrumadora mayoría de la sociedad argentina los estados van a dar respuestas para tratar de contener los niveles de violencia. Se mató a un nene de 11 años. ¿Cuál debería ser el próximo paso? Prefiero ni siquiera imaginarlo. Los niveles de violencia son intolerables. El Estado está dando las respuestas que tiene a su alcance. En algunos casos, ineficientes. En algunos casos, acertadas. Lo primero que debiera pasar es que la clase política dialogue en un proyecto integral. No exclusivamente por Rosario. Hoy Rosario es el punto de discusión por los altos niveles de violencia, pero son situaciones que se dan en distintas partes del país.

-En los últimos años, se han producido las extorsiones desde la cárcel. ¿Cuál es la manera de poder impedirlo?

-El tema cárceles es un problema serio en Argentina respecto a muchos factores. En relación a las organizaciones criminales que siguen operando desde las cárceles es necesario plantear una serie de reformas que claramente no van a ser inmediatas. Construir una cárcel, cambiar los sistemas lleva su tiempo, pero tiene que haber un punto de acuerdo para que puedan ser sostenidas en el tiempo. En Italia, relocalizar por fuera de las áreas de influencia a los criminales mafiosos condenados fue un punto de solución junto a un régimen privativo de la libertad especial. No tienen contacto fluido con otro tipo de condenados, cuentan con una vigilancia permanente dentro de la institución penitenciaria, se monitorean las llamadas, se controlan las personas con las cuales se pueden vincular, tienen un régimen de visita aparte, tienen inhibidores de celulares, pero que son controlados desde el exterior, no desde las mismas unidades penitenciarias. La privación de la libertad de la manera general no está funcionando. El otro punto que fundamental en Italia es rápidamente quitarle los bienes y poder ponerlos al servicio del Estado para que el Estado se dote de recursos. Ellos pueden seguir implementando una serie de órdenes desde la cárcel fundamentalmente porque cuentan con recursos para pagar las acciones que ordenan.

El otro punto que fue fundamental en Italia y que acá en Argentina tratamos de desarrollar y en el que trabajan un grupo importante de organizaciones de la sociedad civil junto con jueces y fiscales que coordinaron un proyecto de ley en el que estuvo en cabeza el juez federal Sebastián Cassanello es rápidamente quitarle los bienes y poder ponerlos al servicio del Estado para que el Estado se dote de recursos. Ellos pueden seguir implementando una serie de órdenes desde la cárcel fundamentalmente porque cuentan con recursos para pagar las acciones que ordenan.

-¿Cuál es el beneficio de los delincuentes de extorsionar desde la cárcel, desde un lugar de incomodidad, donde si ganan dinero no lo pueden disfrutar porque están privados de la libertad?
-Hay varios argumentos. Uno, mantener el nivel de poder adquisitivo para poder seguir corrompiendo y mejorar sus propias condiciones de vida dentro del sistema penitenciario. Para tener una mejor comida, acceso a dispositivos electrónicos, más horas de patio, ingresar bebidas alcohólicas, estupefacientes. Para sostener ese nivel de vida dentro de la cárcel necesitan mucha plata. En segundo lugar, porque también tienen gente afuera a la que necesitan mantener. Tienen familiares que ellos quieren hacerles llegar una cierta cantidad de dinero. En tercer lugar, porque necesitan seguir demostrando poder para poder seguir sobreviviendo. En todo este proceso, tuvieron ajustes de cuentas. Para poder contrarrestar esos avances necesitan una cierta cantidad de dinero. En cuarto lugar, porque en algunos casos las condenas se cumplen. Quieren contar con una cierta cantidad de dinero para cuando salgan conservar una cuota de poder, un nivel de vida y el nivel de abogados que pagan. Toda una serie de gastos que tienen.

-¿Qué rol tiene el Estado argentino? ¿Qué rol deberían ocupar el Estado provincial y el Estado local?

-Hay responsabilidades que son indelegables. La cuestión de brindar seguridad, fundamentalmente en los barrios populares es extremadamente necesaria. El Estado no es una cuestión que administra fondos, cemento y arena para pavimentar calles. Esa es una de sus tareas, mejorar las condiciones de vida, pero el Estado tiene que garantizar que sobre ese pavimento pasen los colectivos, la gente pueda caminar tranquilamente, hacer del espacio público suyo. Hay que empezar a plantear ciertas reformas estructurales porque es muy difícil que la Justicia federal tenga que llevar adelante causas de narcotráfico de gran envergadura, donde desde el otro lado abogados trabajan para encontrar fallas procesales para tratar de conseguir la libertad de sus clientes.

-¿Es posible que se restituyan todos los bienes que las organizaciones mafiosas fueron adquiriendo porque está el temor de la persona de a pie que puede adquirir ese bien?
-Con los autos se han sacado disposiciones para que se patenten de nuevo para subastarlos y que no terminen siendo identificados por las personas que los tenían. Con las viviendas es bastante más difícil. En Italia, en los casos en que las organizaciones de la sociedad civil no pudieron hacer uso de esos bienes por el riesgo, 25.000 inmuebles han sido reutilizados por el Estado. Es entendible que la gente no se anime a comprar inmuebles de alguna organización criminal. El Estado tiene que utilizar esos inmuebles de alguna manera.

El papel de la industria audiovisual en favor de las mafias

La cultura occidental ha fomentado y endiosado a las estructuras mafiosas para así desconocer su daño en las sociedades modernas. En los últimos años, esto se ha acentuado.

-¿Qué papel tuvo la cultura en la aceptación de este tipo de fenómenos delictivos? Por ejemplo, la película El Padrino que es una obra maestra del cine de 1972. ¿Eso influye o no?
-Sí. Influenció mucho. No sólo en Argentina. Hace unos 10 años que vivimos un boom de las narco ficciones. Vamos a El Padrino y también a la serie de Pablo Escobar que fue un éxito, a la del Chapo Guzmán, la novela Sin tetas no hay paraíso. Hay series, novelas y música que hacen una oda a la vida de las organizaciones criminales. Es parte de no comprender el riesgo que un fenómeno como la criminalidad organizada en el siglo XXI, donde cuentan con un enorme nivel de poder adquisitivo para poder corromper y generar grandes movimientos del mercado, terminan desplazando en los niveles de pobreza a un montón de gente. La enorme cantidad de personas con problemas de consumo, se empiezan a destruir los núcleos familiares, se empiezan a corromper los sectores de las fuerzas de seguridad, del Poder Judicial.

Una organización criminal nunca le va a disputar la legitimidad al Estado. Las organizaciones criminales necesitan parasitar a los estados. No necesitan destruirlos, pero sí pueden empezar a reducir los niveles democráticos con los que se vive. Es necesario generar una contracultura en relación a los problemas que genera la criminalidad organizada en general.

Siempre que se habla de organizaciones criminales se habla de Italia. Es el único país de Europa en que se habla de mafia cuando está la mafia corsa (en la isla de Córcega) en Francia. Hoy los mayores importadores de cocaína en el mundo vendrían a ser las organizaciones que están en Bélgica y en Holanda. En Suecia, organizaciones criminales han producido una serie de atentados con bombas caseras. Estados Unidos tiene una red de organizaciones criminales muy extensa, pero la publicidad está enfocada en Colombia, México, Perú, Bolivia. Y en este caso se empieza a enfocar sobre la situación en Rosario.

Rosario y el país tienen dos problemas centrales. Las consecuencias más duras de la criminalidad organizada se ven en los barrios más humildes. El otro problema está en los barrios más pudientes, donde se concentra el lavado del dinero, donde trabajan las organizaciones criminales. Donde trabajan los contadores, los abogados, los escribanos de esas organizaciones criminales que generan una burbuja de dinero que no tiene parangón. 


ROSARIO
Más noticias sobre este tema
Temas: Narcotráfico Actualidad Rosario violencia inseguridad El mirador 
Mirador Provincial en

Autor:

Hernán Alvarez

Además tenés que saber:


+ Noticias

Fin de semana con triunfos de 9 de Julio de Rafaela y Argentino de Rosario

 El fin de semana arrojó la goleada del León 4 a 0 sobre Douglas Haig y el triunfo del Salaíto 1 a 0 ante Real Pilar. Atlético Rafaela perdió contra Atlanta, mientras que Sportivo Las Parejas igualó ante Sportivo Belgrano y Unión de Sunchales hizo lo propio contra San Martín de Formosa.



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.
En Portada / Santa Fe
En Portada / Entre Ríos
La Sociedad Rural de Chajarí prepara la Muestra Ovina

En el mes de junio se vivirá en Chajarí una nueva edición de la muestra ovina. Se trata de una propuesta que busca visibilizar el trabajo de productores, lograr un espacio de diálogo entre pares y vínculos comerciales. Además, se realizará la quinta edición del concurso de asadores a la estaca y parrilla.

El 9 de junio La Sociedad Rural de Chajarí prepara la Muestra Ovina