Operativo de la PDI

Detuvieron a un joven por el crimen del policía en el hospital Provincial en Rosario

Fue arrestado en la mañana de este miércoles 20 de diciembre en una calle de barrio Tiro Suizo, en la zona sur. Será llevado a audiencia imputativa por la fiscal Gisela Paolicelli en los próximos días.

20-12-2023 | 16:08 |

Foto:Gentileza.

En la mañana de este miércoles 20 de diciembre, personal de la brigada de homicidios de la Policía de Investigaciones, detuvo en una calle de la zona sur a uno se los presuntos involucrados en el asesinato del policía Leoncio Bermúdez, ocurrido en la noche del 14 de noviembre pasado en la puerta del hospital Provincial. El detenido tiene 23 años y será llevado a audiencia imputativa en los próximos días por la fiscal Gisela Paolicelli.

Fuentes de la Policía de Investigaciones confirmaron a este diario que el detenido, identificado como Pablo S., fue apresado en inmediaciones de Anchorena y Presidente Roca, en un extremo de barrio Tiro Suizo, en la zona sur de Rosario.

 

 

El joven, de 23 años, está sospechado de ser una de las personas que ingresó hace poco más de un mes al hospital Provincial a rescatar al preso Gabriel Lencina, algo que no ocurrió, y finalmente, en su escape, terminaron asesinando al subinspector Bermúdez de un disparo en el cráneo.

El arresto fue realizado por personal de la división homicidios, que estuvo trabajando en los últimos días bajo un cerrado hermetismo en un sector del barrio donde finalmente se produjo la detención del joven, a muy pocos metros de una vivienda que frecuentaba.

Cabe destacar que el pasado 4 de diciembre se presentaron en sede judicial dos adolescentes, de 14 y 15 años, quienes quedaron filmados en las cámaras ubicadas fuera del hospital haciendo campana antes de la llegada del grupo que intentó rescatar al preso Lencina. La presentación la hicieron luego que personal policial allanara sus domicilios en el marco de la investigación del crimen.

Los adolescentes prestaron declaración informativa, pero por sus edades no son punibles, por lo que se dispuso que ambos queden a disposición de la Secretaría de Niñez.

Morir sin desenfundar
El subinspector de policía Leoncio Bermúdez, de 42 años, fue asesinado minutos después de las 21 del martes 14 de noviembre afuera del hospital Provincial, situado en la manzana comprendida por las calles Alem, Zeballos, 1º de Mayo y 9 de Julio, en plano barrio Martin, a 6 cuadras del Monumento a la Bandera.

Según los datos obtenidos en el marco de la investigación, entre 2 y 3 personas ingresaron al hospital por el sector de guardia, ubicado sobre calle Zeballos al 400. Entraron con la intención de ubicar a un preso, identificado como Gabriel Lencina, quien está cumpliendo condenas por homicidio y tentativa de homicidio en el penal de Piñero, pero que estaba internado desde el lunes por un cuadro de tuberculosis.

El preso ya había recibido el alta y estaba a la espera de ser trasladado en una combi del Servicio Penitenciario nuevamente a la Unidad Penitenciaria Nº 11, al sudoeste de Rosario, por lo que se presume que los sicarios tenían esos datos y por eso ingresaron en la noche del martes.

Con sus caras cubiertas por barbijos, entraron como cualquier persona que va a atenderse, pero en instantes mostraron sus verdaderas intenciones. No se descarta que hayan hecho un trabajo de inteligencia previo, ya que ingresaron al hospital y rápidamente fueron hasta el sector donde se atiende a personas privadas de su libertad.

La fiscal en turno de la Unidad de Homicidios Dolosos, Gisela Paolicelli, señaló que los sicarios llegaron hasta el lugar donde estaba Lencina y redujeron a dos agentes del Servicio Penitenciario que estaban de custodia. Lograron arrebatarle el arma reglamentaria a uno y le pegaron un culatazo en el pómulo, por lo que luego fue atendido en el hospital.

En ese lugar se produjo un breve intercambio de disparos. Los tiros alertaron a quienes estaban en distintos sectores del hospital. Como no pudieron liberar al preso, los delincuentes se dieron a la fuga hacia la salida que da a calle Zeballos.

Al escuchar los disparos, un policía que estaba en la garita que está sobre calle Zeballos (fuera del hospital, que días después del crimen fue retirada), salió corriendo de ese lugar, y fue atacado a tiros cuando estaba a punto de ingresar a la guardia, con una mano en la culata de su arma reglamentaria, a la altura de la cintura, que no logró desenfundar. En la garita quedó una de sus hijas, que había ido a visitarlo y conocer su lugar de trabajo.

Recibió un disparo en el cráneo desde muy corta distancia y quedó tendido en el piso, mientras que los atacantes se dieron a la fuga corriendo por calle Zeballos hacia el oeste. Huyeron en un automóvil Fiat Uno gris, que estaba estacionado a los pocos metros.
En tanto, el subinspector Bermúdez fue atendido en la guardia del Provincial y luego trasladado en ambulancia al hospital de emergencias, donde falleció poco antes de las 23.

Personal del gabinete criminalístico recogió dentro del hospital al menos una decena de vainas servidas, calibre 9 milímetros y una cantidad similar sobre calle Zeballos, que fueron enviadas a peritar. También se realizaron peritajes en la casilla que funciona como destacamento policial, ya que se descubrieron al menos 4 impactos, que se presume fueron hechos por las armas de los atacantes, para cubrir su escape.
En la madrugada del miércoles (horas después del asesinato), el preso fue trasladado al penal de Piñero en el marco de un fuerte operativo de seguridad. Por orden de la fiscal Paolicelli, se requisó el pabellón 9 del penal de Piñero y la celda donde se alojaba Lencina. Según contó, en el lugar se secuestraron varios teléfonos celulares y bochas de marihuana y cocaína.

También se secuestraron los teléfonos celulares del personal del Servicio Penitenciario que estaba de guardia al momento del ataque y de los 3 que llegaron con el objetivo de trasladar al preso a Piñero.

Casi cinco días más tarde, en las primeras horas del domingo 19 y tras un llamado telefónico anónimo al sistema 911, personal de la Unidad Regional II realizó un allanamiento en una vivienda de la zona sur, donde detuvo a una pareja y secuestró un arma de fuego, municiones, la funda de un chaleco antibalas y otros elementos, en el marco de la investigación del crimen del subinspector Bermúdez.

El operativo se llevó a cabo en una casa ubicada en Arequito al 900 (casi Pago de los Arroyos), de barrio San Martín Sur, detrás de avenida Circunvalación, a pocas cuadras de la estructura del Hospital Regional Sur.

Según indicaron fuentes policiales a este diario, una voz femenina alertó al 911 que tenía información sobre el posible autor del homicidio del subinspector Bermúdez. Entre otras cosas, dio una dirección exacta y descripción de la casa, además del nombre de la persona que reside en dicha vivienda.

Ante esto, se realizó un amplio operativo en un sector del barrio, que incluyó varios patrulleros, y que terminó con la detención de 3 personas, 2 varones (uno menor de edad) y una mujer.

Además, se secuestraron un automóvil Renault Clio color azul, que tenía pedido de secuestro por robo, un arma calibre 380, municiones y un chaleco antibalas.

La pareja, identificada con las iniciales S. G. (varón), y B. L. (mujer), quedó detenida en forma preventiva hasta que finalmente se confirmó que no tenían conexión con el crimen del policía. Después de esa detención, a la cual se le dio más repercusión que la debida, la investigación continuó sin demasiados avances hasta este miércoles 20, cuando se detuvo a uno de los presuntos autores del homicidio.


ROSARIO
Más noticias sobre este tema
Temas: Santa Fe violenta Actualidad Rosario inseguridad delincuencia 
Mirador Provincial en

Además tenés que saber:


+ Noticias



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.
En Portada / Santa Fe
En Portada / Entre Ríos
Tercera edición del Encuentro Shakespeare Entre Ríos

En consonancia con el Día del Libro que se celebra el 23 de abril a nivel mundial, se realizará la tercera edición del Encuentro Shakespeare Entre Ríos. Las actividades se extenderán desde el martes 23 al viernes 26 en Paraná. Habrá teatro, actividades para escuelas secundarias, talleres y una varieté shakesperiana.

Paraná Tercera edición del Encuentro Shakespeare Entre Ríos