Martes 07.07.2020 | 04:15 hs


23-06-2020 / El ex delantero que volvió a empezar

El Indio inició una nueva vida

Edgardo Brittes se retiró del fútbol hace ya un tiempo, volvió a La Paz, comenzó a trabajar en una estación de servicio, da sus primeros pasos en la formación infanto-juvenil y dedica todo su amor al básquet, sin perder la sonrisa que lo caracteriza: “Volví a la realidad, tuve que sentar cabeza rápido y saber que no soy más futbolista”, le contó a MIRADOR ENTRE RÍOS.

Gabriel Obelar

Es muy difícil que el hincha de Patronato pueda olvidarse de Edgardo Brittes, aquel delantero que le dio un sinfín importante de alegrías, que integró los dos ascensos más importantes de la década pasada, dejando su nombre y huella escrita en los pasillos del Estadio Grella.

“El Indio”, como se lo conoce, hace un tiempo que dejó de lado la pelota, producto de una lesión crónica en el tobillo, por malas recuperaciones, tuvo que decirle adiós al fútbol de manera profesional y sentar cabeza.

En la actualidad, el oriundo de La Paz, de 37 años, trabaja como playero en una estación de servicio de su ciudad natal, donde volví luego de colgar los botines, se inició en el mundo de la escuelita de fútbol y disfruta de su otra pasión, el básquet.

“La verdad, es la misma vida de siempre, pero lejos del fútbol profesional”, le confesó el propio Brittes a MIRADOR ENTRE RÍOS. “Cuando decidí no jugar más, me radiqué en mi ciudad, volví a estar con mi familia y amigos. Por suerte estoy trabajando de lo que me gusta, jugando de lo que me gusta también y teniendo trabajo, sin perder la alegría, con la sonrisa de siempre, porque así soy como persona”.

Nueva vida

De esa forma se refiere Edgardo, lo que comenzó a palpar luego de colgar los botines: “Es una vida donde volví a la realidad. Cuando jugas al fútbol, es todo muy lindo, pero te hace vivir en una burbuja, que la gente normal no la pasa. Cuando me volví a mi ciudad me tuve que poner a laburar y no es fácil”.

“El jugador de fútbol vive en departamentos lindos, te pagan la luz, el gas y, en algunos lugares te pagan hasta la comida. Tuve que sentar cabeza lo más rápido y saber que ya no era jugador de fútbol, que entregas la boleta para que te paguen”, sentenció.

Hace un año y medio que labura en la estación de YPF de un amigo de él: “Estuve un año sin laburo y gracias a un amigo que me dio la oportunidad en la estación de servicio y estoy muy agradecido”.

El adiós

Dentro de los diversos temas que se tocaron junto con MIRADOR, el ‘Indio’ contó como fue el momento en el que se despidió del fútbol en su totalidad: “Lo iba a dejar antes de ir a Río Cuarto, pero me llamó Jorge Grassi, quién fue ayudante de (Marcelo) Fuentes en el ascenso de Patronato. Me convocó para jugar en Juventud Unida en Río Cuarto, que buscaba mantener la categoría. Fui pero hice más kinesiología que lo que jugaba. Salía muerto de los partidos, me ayudaban a llegar departamento. Ahí fue cuando decidí dejar de jugar profesionalmente”.

De igual manera, a su retiro prematuro, lo tomó con bueno ojos: “Dejé el fútbol por obligación, no porque quería”, expresó el ex delantero paceño, que padeció de su lesión en el tobillo, que no le impidieron disfrutar de su última travesía: “Me saqué las ganas de jugar en La Paz, en Patronato FC, el elenco que salí de mi ciudad y después jugué el viejo Regionalito con Comercio. Después ya dejé de jugar, ni a un Fútbol 5 con amigos voy”.

Repaso

Brittes pasó por prácticamente todas las categorías del fútbol argentino, salvo por Primera División, aunque disputó encuentros de Copa Libertadores junto a Real Potosí de Bolivia, lo que fue un nuevo aprendizaje a lo largo de su carrera.

“A mi carrera no la considero exitosa, sí de mucho aprendizaje, porque aprendí de todo. Gané ascensos con Patronato, el llegar a finales o semifinales con Santamarina de Tandil y Central Norte de Salta, también jugando la permanencia, algo que la gente siempre se acuerdo, cuando uno estuvo en los malos momentos”, indicó.

Aunque, lo que destacó en cada momento junto a esta hoja, fue la personalidad: “Tengo contacto con muchas personas, porque cuando haces algo bien y sos buena persona, marcas tu camino. Eso es lo que siempre traté de mostrar, como es la gente de pueblo y dando todo siempre, sin importar si las cosas salen bien o mal”.

De igual manera, no todo fue color de rosas para Edgardo: “En Almagro o Tristán Suárez, me habían quitado las ganas de jugar al fútbol porque la pasé mal. En Almagro vivía en un dormitorio de 2x2. A veces no cumplían con los pagos, un desastre”.

En conclusión, subrayó: “Mi carrera fue buena, con cosas malas y positivas mucho más por lo que logré y los amigos que perduran. A mis alumnos les remarcó eso, que en el fútbol, se pierde más de lo que se gana. Lo que ganas, es mucha gente conocida si sos buena persona”.

Formador en Patrón

En la construcción de su nueva vida, más allá de la estación de servicio, Edgardo da sus primeros pasos como profesor de la escuelita en Patronato FC de La Paz, club que lo vio nacer y al cuál volvió: “Cuando volví había una comisión nueva y me ofrecieron el entrenar a los más chicos y me dieron ganas, porque es el club donde hice todo de chiquito”.

A la vez que se reconoce como un técnico muy “Piti Murúa”, según él: “Trato de enseñar y armar los equipos. Me van ayudando los demás profes, pero soy muy Piti (Luis) Murúa, metido, muy centrado en el trabajo y a veces me olvido que son criaturas (ríe) pero por suerte los chicos me conocen”.

Su nueva pasión

Durante su larga estadía en Paraná, el ‘Indio’ siempre dijo presente en las diferentes citas con la naranja, tanto en Patronato como en Echagüe y demás clubes. El adiós al fútbol, le abrió las puertas a su viejo anhelo: “Me críe al lado del club de básquet y siempre lo hice”.

“Cuando estuve en la pensión de Patronato, me hice muy amigo de José Lenardón y siempre cuando estaban ahí, trataba de tirar un tiro y estar con ellos. A veces cuando estaba solo les pedía la pelota y me ponía a tirar”, contó.

“Volví a La Paz, vuelve Adrián Forastieri, y armamos un elenco independiente para participar de un torneo en la ciudad. Yo le dije que no podía jugar por el tobillo, pero un amigo kinesiólogo me preparó y volví a entrenar. Desde ahí arranqué a jugar al básquet, en torneos libres con amigos y hemos ganado 7 torneos ya. Sinceramente, le meto más amor al básquet que al fútbol, porque es el deporte que siempre me gustó y me encanta”, sentenció el ex futbolista.

Futuro

Al comenzar una nueva vida, los objetivos vuelven a renovarse, como en un campo de juego. De los deseos y proyecciones, habló Edgardo: “Me lo imagino siendo técnico, porque quiero terminar el segundo año para recibirme, porque me gusta. Quiero seguir ligado al club donde estoy, al que quiero y dar lo mejor de mí”.

“Después de vivir la vida con esfuerzo y estar en mi ciudad lo más que pueda. Si en algún momento me toca irme como ayudante de campo de un amigo o algo, lo analizaré, porque amo mi ciudad y la paso bien acá”, concluyó.


+ Noticias

Orden judicial a la Afip para que Vicentin pueda exportar
El juez Fabián Lorenzini advirtió que la ley de concursos y quiebras es "de orden público", que el objeto del concurso es preservar el derecho de los acreedores y la empresa -para lo cual es imprescindible la venta al exterior- y que las sanciones de Aduana no estaban fundamentadas.

Orden judicial a la Afip para que Vicentin pueda exportar

En Rosario quieren abrir un complejo de autocine
El viejo formato es furor en Europa y Estados Unidos y también llegaría a la provincia. Algunos pueblos, como Ramona, en el departamento Castellanos, ya dispusieron una pantalla en un predio para crear un autocine.

En Rosario quieren abrir un complejo de autocine

Cuando el cine no es sólo Netflix
Mauricio G. Fernández (1980), nacido en San Jorge, pero criado en Rosario, es cineasta, fotógrafo profesional y tiene una productora publicitaria "Indigo Docs" junto a su pareja. En el 2005 filmó la primera película de zombies de la región titulada "Contagio", que en el canal de Youtube tuvo unas 45.000 vistas.

Cuando el cine no es sólo Netflix


En Portada / Entre Ríos

El sueño de ser aún más grande
El sauceño Franco Alorda, actualmente jugador de Atenas de Patagones, habló de sus bases basquetbolistas sentadas en San José de Feliciano y expresó su afecto hacia Entre Ríos. Repasó su trayectoria en las categorías juveniles del seleccionado argentino y brindó sus sensaciones sobre su presente en la Liga Argentina.

El sueño de ser aún más grande

Cervecerías artesanales de Entre Ríos se reinventan ante la crisis del sector
Las últimas estadísticas de la Cámara de Cerveceros Artesanales de Argentina revelaron que, desde la llegada del coronavirus, cerraron más de 450 cervecerías artesanales y 120 fábricas en distintos puntos del país. En nuestra provincia, los productores no son ajenos a la crisis y buscan la manera de reorientar su trabajo para poder sostener sus emprendimientos y microempresas.

Cervecerías artesanales de Entre Ríos se reinventan ante la crisis del sector

Lo hizo de nuevo
El crespense Juan José Coassolo realizó otra maratónica travesía, marcando nuevas huellas y con sentida dedicatoria. Recorrió 160 kilómetros por caminos de Paraná Campaña en tres días, interviniendo en la MidwestStates 100, que tuvo epicentro en Estados Unidos y selectos invitados del orbe.

Lo hizo de nuevo

En Portada / Santa Fe

Pensar en la post pandemia
El interbloque de Senadores de la Unión Cívica Radical propuso la creación -por ley- del "Programa de recuperación post Covid-19", destinado a la contención, asistencia, reactivación y reconversión de actividades de servicios que resultaron y resulten afectadas por la pandemia.

Pensar en la post pandemia

Crédito del CAF para conectividad
El ministro de Economía informó que está avanzada una línea de 100 millones de dólares para mejorar la comunicación en el sistema educativo. El impacto de la pandemia en las cuentas oficiales.

Crédito del CAF para conectividad