27-09-2020 / No todo es futbol

Profesionales también fuera de la cancha

¿Quién dijo que el deporte impide estudiar y explorar nuevos mundos? MIRADOR ENTRE RIOS cuenta la otra cara de los jugadores del primer elenco de Patronato. De los 35 elementos del plantel, la mitad desarrolla alguna carrera universitaria.


Gabriel Compagnucci y Bruno Urribarri, afrontan desafíos dentro y fuera de la cancha.
+1



Gabriel Obelar

En el mundo del fútbol existen prejuicios, muchos de ellos en torno a la vida privada y los quehaceres de los profesionales, que son públicos dentro del campo de juego, en un entrenamiento o cuando rinden sus exámenes fin de semana a fin de semana.

“Lo único que saben hacer es patear una pelota”; “entrenan dos horas y no hacen más nada”; y de estas, se pueden escuchar muchas más frases en torno a los futbolistas. En la actualidad, varios clubes de Argentina, apuestan a la educación, el jugar sin el secundario completo no es una regla que pueda esquivarse. Son diferentes instituciones que tienen escuela propia dentro de la entidad y buscan formar mucho más que un futuro “crack” o promesa.

Hoy en día, la mayoría de los jugadores profesionales no se quedan con las dos horas de práctica y un turno vespertino en algún gimnasio, van más allá, experimentan y cumplen sueños propios o de familiares. En Patronato, son muchos los profesionales que se sientan y agarran las carpetas, rinden otras pruebas lejos de su habitad natural y buscan su título personal.

En busca del título

El actual plantel profesional de Patronato cuenta con alrededor de 35 futbolistas, de los cuales, más de la mitad, se encuentra estudiando alguna carrera universitaria o curso, que le permite tener una herramienta más de cara al futuro.

Estudiar y entrenar, es común en juveniles, cuyo interrogante de lo que vendrá es importante. Mateo Komar, marcador central, estudia Comunicación Social: “Decidí estudiar porque me resultaba interesante la carrera, además de las facilidades que da tener la Universidad Pública”, le contó el rosarino a MIRADOR ENTRE RIOS. “Me motivó el mismo ritmo de la carrera cuando fui conociendo materias y profesores”, indicó.

Acerca de las dificultades que encontró, fue claro: “Hubo. Y se hicieron grandes mientras crecieron las exigencias de la carrera y el fútbol, más que nada en el tiempo que me demandaban ambas cosas”. Pero todo tiene su lado positivo: “Rescato las herramientas que te da el estar en otros ámbitos y las formas de ver las cosas”.

Pero aquellos que tienen su curriculum con la redonda, también siguen agarrando las carpetas, como el caso de Dardo Miloc: “En el 2009, después que terminé el secundario, ingresé en la carrera de periodismo en la UNLP. Me encantó la experiencia del mundo universitario, aunque al mismo tiempo debuté en Primera en Gimnasia y se hizo difícil continuar con la carrera”.

“Con algunas lesiones que tuve, aproveché ese tiempo para estudiar inglés y hacer el curso de director técnico”, agregó el platense, que busca continuar creciendo afuera del fútbol. “Hice cursos de couching y profundicé con Inglés. Me gusta estudiar y sentir que mejoro en ese aspecto”.

En la misma idea, fue contundente: “Me motiva el aprender y darle valor al tiempo. El fútbol siempre nos permitió hacer cosas extras”. A diferencias de Mateo, Dardo no encuentra dificultades en la actualidad: “No tiene que ser visto como algo negativo, es donde uno se pone a prueba y encuentra una mejor versión”.

Se desafían

Damián Lemos, Bruno Urribarri y Gabriel Compagnucci, encontraron en el estudio nuevos desafíos y metas personales por cumplir.

Compagnucci realizó el curso de Couching y se encuentra aprendiendo la lengua extranjera: “En lo personal decidí estudiar por el hecho de que al ser futbolista, el tiempo sobra, porque entrenas por la mañana y a la tarde queda espacio”.

“Con el pasar de los años, a medida que crecí como jugador y personal, entendí que era valioso ese tiempo y decidí capacitarme en lo que a uno también le gusta. La carrera tiene un fin y cuando llegue ese momento tenemos que estar preparados para el después, desde el ámbito que sea y haciendo lo que uno ama”, apuntó.

Sobre las trabas, Compa admitió: “Dificultades no encontré, es muy bueno ocupar el tiempo libre desde lo mental. El ocupar la cabeza en otras cosas, que no sean del fútbol, le encontré y encuentro cosas positivas el aprender cosas nuevas y crecemos a la par. A mi me ayuda a relajar y capacitarme en otros rubros”.

Damián Lemos, es otro de los que ingresó en el mundo universitario para estudiar Abogacía: “Nuestra profesión tienen fecha de vencimiento y me motivó el siempre ir por más. Soy inquieto y disfruto aprender cosas nuevas”.

A su vez, acotó: “Tiene dificultades el estudiar y jugar al fútbol, aunque la facilidad son los horarios y por intento aprovechar mis horarios. Me ayuda abrir la cabeza, a relacionarme con otras personas y no existe mejor inversión que la educación y formación”.

Por último, Urribarri contó: “Terminé la secundaria hace un par de años en Paraná y me planteé un desafío personal de tener una carrera universitaria también (Abogacía). Incorporar conocimientos todo el tiempo, estar preparado para el post jugador y darles el ejemplo a mis hijas fueron los motivos”.

“En esta época de Pandemia me sirvió para engancharme un poco más, ahora con los entrenamientos y cuando se vuelva a competir seguramente va a costar mucho más pero no hay apuros y dándole un poco de continuidad se puede hacer ambas cosas”, cerró.

Con certificado

Son muchos los casos dentro del plantel Santo que cuentan con un título por algún curso realizado, como Leandro Marín, el ex Boca que cuenta con dos certificados, más allá de los títulos que registra con Boca: Community Manager y Producción Audiovisual Futbolística.

“La motivación fue porque no encontraba cosas para hacer en los tiempos libres y me parecieron carreras interesantes”, expresó Lea que no encontró dificultades: “Fueron cursos prácticos y dinámicos”.

Franco Rivasseau, el tercer arquero de Patrón, también realizó un curso, tal como Juan Guasone, Administración de Empresa. Federico Costa, el otro guardametas del Rojinegro realizó un curso de Couching. Brian Negro, por su parte, cuenta con el curso terminado de inglés.

Buscan algo más

Dentro del extenso grupo de profesionales, figuran nombres que buscarán ingresar en ese mundo. Juan Paniagua, el juvenil que realiza la primera pre-temporada, espera terminar la secundaria: “Estoy en el último año, mejoré mucho y cuando termine, buscaré algo relacionado al fútbol para estudiar”.

Brian Nievas, otro de los juveniles, que está en una situación similar a ‘Pani’: “Me queda el último año de secundario, que por diferentes cuestiones no pude terminar. Después, seguro arranque a estudiar algo, aunque no tengo definida la carrera”.

Por último, Martín Aruga, el lateral izquierdo, toma impulso para retomar la carrera de Turismo: “Arranqué y después dejé, pero la idea es volver a estudiar”.


+ Noticias

El intendente de Rufino volvió a contagiarse de coronavirus
A través de sus redes sociales, el intendente macrista de la ciudad de Rufino confirmó este martes a última hora que nuevamente fue diagnosticado con coronavirus. Natalio Lattanzi había sido informado con covid-19 positivo el 18 de septiembre último y a poco más de un mes volvió a infectarse.

El intendente de Rufino volvió a contagiarse de coronavirus

El covid entró a un geriátrico y 5 voluntarios se internaron para cuidar a los abuelos
Un gesto casi tan simple como enorme, se dio a conocer este miércoles en la localidad santafesina de Chovet, en el departamento General López. Allí, la comuna de ese pueblo de 2500 habitantes dio a conocer una de las historias más llamativas de esta pandemia: 5 voluntarios se ofrecieron y se internaron para cuidar a 15 abuelos que se contagiaron de covid-19.

El covid entró a un geriátrico y 5 voluntarios se internaron para cuidar a los abuelos


En Portada / Entre Ríos

Una propuesta para contar historias con lo que se tenga
El experimentado realizador audiovisual y docente Faustino Sosa brindará un taller sobre el manejo del celular tanto para filmar como para editar. Se trata de una actividad gratuita, que se propone compartir herramientas que permitan contar una historia, no importa los dispositivos tecnológicos con los que se cuente.

Una propuesta para contar historias con lo que se tenga

Santa Ana prepara sus playas para cuando se las habiliten
Las temperaturas comenzaron a subir y en los fines de semana de sol ya las playas de Santa Ana se vieron colmadas de familias que buscaban refrescarse y disfrutar de los paradisíacos lugares. Más allá de esto, todavía no está habilitado el turismo, lo que abre un interrogante hacia los próximos meses.

Santa Ana prepara sus playas para cuando se las habiliten

El Circo Tejedor
Si bien la historia del Circo de los Hermanos Tejedor refiere a un histórico show que supo alegrar y divertir a ciudades y pueblos de toda la región, es en realidad el relato de una familia apasionada por el arte. Hace casi cien años desde el comienzo de esta fantástica empresa y aún existen reminiscencias de quienes recuerdan anécdotas al respecto.

El Circo Tejedor

Cuesta arriba, allá van
Superando errores dirigenciales y ataques de vecinos, los pilotos de la Asociación Paranaense de Bicicross (Apabi) buscan tomar nuevo impulso. Casi no tenían espacio para entrenarse, pero su espíritu no claudicó y ahora cuentan con energías renovadas, con la aparición de nuevos bikers y familias como soporte. Se prometen volver a volar alto.

Cuesta arriba, allá van

En Portada / Santa Fe