28-10-2020 / De Diamante al mundo

El legado musical de los González continúa intacto

Miguel (69) y Gastón (44), padre e hijo, dialogaron con Mirador Entre Ríos sobre su pasión por la música, los escenarios y una herencia que data de varias décadas, que hasta incluye a sus nietas. Una historia familiar que comenzó con Los Minuanes, pasando por Los del Gualeyan y los hermanos Cuestas, y se extendió con raíces hasta las presentaciones de la Banda de Música "Tambor de Tacuarí". "Miro para atrás y parece que tuviera 200 años", reconoció el destacado acordeonista.


Con el río Paraná de fondo, Gastón y Miguel mantienen viva la herencia familiar.
+3





José Prinsich
redaccion-er@miradorprovincial.com

Con la tranquilidad que caracteriza a la Estancia Santa Teresa, ubicada en el ejido de la ciudad de Diamante, Gastón y Miguel González se preparan para grabar un homenaje al padre de la chamarrita entrerriana, Linares Cardozo. Los dedos de Gastón descansan sobre las cuerdas de la guitarra, mientras que los de Miguel en el teclado del acordeón. Se miran, charlan un rato y se acomodan. El repertorio de canciones y recitados está listo, solo resta esperar la confirmación para comenzar a rodar. No es la primera vez que padre e hijo tocan juntos y, aunque los años hayan marcado una huella en el tiempo, la pasión está intacta.

Detrás de esta binomio de diamantinos se esconde no solamente una intachable carrera sino también un legado familiar que llegó hasta la actualidad. Lara y Luisana, las hijas de Gastón, son un claro ejemplo de ello ya que también decidieron atravesar el camino de los escenarios y la música heredado por su abuelo. Las pequeñas integran la Banda de Música "Tambor de Tacuarí" y este año se dieron el lujo de tocar en el Festival Nacional de Jineteada y Folclore de su localidad natal, frente a miles de personas.

"Esta dupla tiene toda una vida porque Gastón vivió y mamó no solamente la música y el canto de Entre Ríos sino también lo que se charlaba y la bibliografía. No quiero pecar de papá generoso pero es la realidad. La única forma que se puede transmitir el sentir nuestro es a través de la enseñanza y la educación porque cuando uno sale de la provincia se transforma en un embajador cultural", expresó el fundador de los grupos Los Minuanes, Los Chamarriteros y Los del Gualeguay, además de integrar el staff de Los Hermanos Cuestas.

La trayectoria de Miguel habla por sí sola. Con más de 20 discos editados y la participación en tres películas en las que trabajó en la banda sonora, el entrerriano marcó a fuego la cultura musical de la provincia, haciéndola conocida por todo el país y el mundo. El músico uruguayo Rafael Martínez no duda en afirmar que "al sonar el acordeón de Miguel imagino todo el paisaje entrerriano". Por su parte, la docente e investigadora Patricia Gattini asegura que ese instrumento "tiene la dulce melodía de los viejos musiqueros plenos de sentimiento y madrugadas del solar".<0x0009>

Haciendo camino al andar

-¿Qué heredaste de tu papá?

-Gastón González (GG): Tendría que hacer un análisis profundo y creo que no nos daría el tiempo pero lo fundamental es querer y amar lo nuestro. Lo viví desde muy chico, en los ensayos de los hermanos Cuestas y me acuerdo patente hoy, frente al predio del Festival en Diamante. Era en una casa que tenían los hermanos Cuestas. Yo era chiquito y no entendía que ellos iban a ser los embajadores de la provincia y fuera del país. Siempre tuve esa melodía en los oídos, en las venas y en la sangre. Como dice el dicho, el fruto no cae lejos del árbol. En algún momento eso afloró en mí con la guitarra y con la educación porque soy maestro de educación musical. Después compartí la trayectoria que hizo mi papá. Soy un admirador de ello. Lo importante es llevar hasta el último minuto este sentimiento entrerriano y el cancionero entrerriano en todas sus aristas, no solamente a Linares, que estamos celebrando sus 100 años y reafirmando su inmensa labor, sino también de tantos autores de Entre Ríos. Una Entre Ríos federal y de cuna bien montielera.

-¿Cómo es la relación entre ustedes?

-Miguel González (MG): Hasta antes de madurar, yo tenía la última opinión (contó entre risas). Ahora me callo y él tiene la última. Lo mejor que pasó es lo que no le enseñé porque, generalmente, si el padre toca el acordeón, el hijo toca el acordeón. Yo nunca lo obligué y fue un acierto. Gastón toca el acordeón, aprendió solo después, pero se inclinó por la guitarra porque ya tenía, evidentemente dentro de ese pecho inflamado, el deseo de cantar y para cantar necesitas una guitarra. Como maestro le sirvió mucho más para hacer poesía. Me alegro que no toque el acordeón, aparte porque tendríamos que competir.

-Tenés más de 50 años de trayectoria, ¿qué balance haces de todo?

-MG: Por ahí miro para atrás y digo: 'No puede ser que haya hecho tanto desde un pueblo chico como Diamante'. Siempre lo hice en grupos, que es muy difícil la convivencia en los grupos con cuatro o cinco opiniones diferentes. En ese entonces, teníamos que trasladarnos a Buenos Aires. No es como ahora que haces un vivo y la gente ya te conoce. Tuvimos que grabar el primer disco y casette. No lo puedo creer. Además hice durante 18 años un gran programa de radio en LT39 que se llamó el Fogón de la Amistad. Tuve la suerte de participar de algunas películas como "Mire que es lindo mi país" (1981) con los hermanos Cuestas. Fue una película que se filmó en Victoria con Graciela Borges y el tema principal es un leit motive que yo hice. Miro para atrás y parece que tuviera 200 años o no sé cómo me alcanzó el tiempo.

-La gran mayoría de los acordeonistas de Diamante fueron alumnos suyos...

-MG: Sí, y me han superado muchos. Otros no se han dedicado mucho a esto pero si tocan en los asados. Hay un hecho que yo siempre remarco que es la incorporación del acordeón dentro de la chamarrita. Tocar el acordeón, en el folclore, era para el chamamé. En lo urbano, hay que destacar todas las melodías que se bailaban antes, como el tradicional paso doble. Al acordeón lo incorporan los hermanos Cuestas con Raúl Barboza pero con un solo tema que es "Soy Entrerriano". Pero yo arranco con "Juan del Gualeyan" y nos quedamos definitivamente. Ahí se venden un millón de discos que, para la época, era importante y lo sigue siendo hoy porque actualmente no vendes un millón de discos ni aunque lo regales.

-¿Cuál fue su primera presentación en escenario?

-MG: Empecé a tocar antes de estar con los hermanos Cuestas. Fue cuando participamos en un Pre Cosquín con un grupo que se llamaba "Los Minuanes". Llegamos a la final y la perdimos pero sentí que había ganado y me dije: 'Este es mi sendero'. Después las razones labores hicieron que, directamente, tenga que dedicarme a la música. Siempre le digo a los más jóvenes que hay que tomar esto como una profesión, hacerse socios de SADAIC y estudiar. El músico autodidacta parece un genio cada tanto. Por eso la música está en el estudio y en el pentagrama.

-GG: Nobleza obliga dice el dicho. Nunca me dieron lugar Los del Gualeyan para tocar (risas) pero eso me llevó a mí, con la música en la sangre, a meterme en grupos de amigos como "Sangre Joven". Después pasé por "Los Ches", con quienes hicimos un camino. Hasta que luego me dediqué a otro espacio laboralmente. Pero fíjate como son las cosas de la vida que hoy estoy defendiendo los derechos de los autores como delegado de SADAIC y eso es muy importante para la trayectoria de todo autor. Siempre estuve innovando y metiéndome en varios grupos de Diamante o en la Fiesta del Pescador que se hacía antes. Con el Fogón de la Amistad subí por primera vez a un escenario, en las jineteadas que se hacían en el predio de Eulogio Acosta en Las Cuevas, en el Club 25 de Mayo de Victoria y en tanto lugares haciendo milongas camperas que es una de mis facetas. Así arranqué y después no me bajé más. A veces uno se va pero como dice uno de los temas de Jorge Méndez de "volver sin haber partido". Uno se retira por otras cosas que tiene en la vida pero siempre en algún momento aflora la pasión. En este contexto que nos toca vivir ha hecho que yo tuviera otros tiempos también, mirarme para adentro y buscar esas raíces que siempre estuvieron ahí. Creo que en los chicos está la semilla y tenemos que regar ahí para que, en pocos años, tengamos una sociedad con más identidad, sentido de pertenencia e inclusiva.

-¿Hubo algún momento en el que pensaste en bajar los brazos?

-MG: Lo único que me empezó a cansar fue la ruta pero hubo un hecho trascendental en mi vida y en la de Gastón: mis dos nietas Lara y Luisana, y su participación en la Banda de Música "Tambor de Tacuarí". Nosotros fuimos convocados por José Luis Suárez, que es el director de la banda, para un espacio folclórico para el Festival de Jineteada de Diamante. La más chica, Luisana, toca la trompeta y Lara canta. Entramos con Gastón a darle ese color de folclore con algunos temas que se hicieron ver en el país. Ahí volví a cargar pilas. De esta manera continúa la raíz y la herencia familiar. Ahora estoy trabajando con un grupo de personas que todavía no ha accedido a escenarios que se llama "Dos Orillas Grupo". Personalmente, creo que al acordeón no lo dejo más.

-¿Qué te genera todo esto?

-GG: Es admirable todo lo que ha hecho mi papá y con la edad que tiene, con la trayectoria de las rutas y de montón de situaciones que, por más que gusten, en algún momento cansan y los años no son los mismos para todos. Lo veo con ese ímpetu. El proyecto de Pichi Suarez le hizo recargar baterías y que se inyectara de esa entrerrianía, esa identidad que nunca dejó y que hoy lleva el sello en la provincia desde su color con el acordeón. Cuando uno escucha el acordeón de Miguel González y sabe que es él, habla de la identidad y para mí es muy valioso. Con ese legado, no desde el acordeón pero si con la guitarra y la educación, donde está el cambio para transformar, estoy muy contento y por supuesto con mis hijas, que de alguna forma <0x2014>sin inclinarlas hacia un lugar determinado- mamaron y vieron todo. Creo que uno no puede amar lo que no conoce.


+ Noticias

Hablemos de fútbol, ¿hablamos de fútbol?
Desde hace décadas, los partidos duran mucho más que noventa minutos. Canales deportivos, redes sociales, debates y peleas a los gritos forman un combo que parece que llegó para quedarse.

Hablemos de fútbol, ¿hablamos de fútbol?

La diosa iluminada en la manzana de las luces
Nadie sube erguido por las siete escalinatas de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral. Por el contrario, ingresamos a ella por calle Cándido Pujato de la ciudad de Santa Fe con una pequeña inclinación del cuerpo hacia adelante, cabeza levemente inclinada mirando al piso en inconsciente reverencia hacia a la autoridad que yace en lo alto de la puerta de ingreso.

La diosa iluminada en la manzana de las luces

Jardines y guarderías: la necesidad de volver
En Cañada de Gómez las instituciones que se encargan de cuidar y educar a los niños y niñas tuvieron que reinventarse y juntar fondos como pudieron para solventar los gastos en medio de la pandemia.

Jardines y guarderías: la necesidad de volver

Nada tan extraño
La primera librería de una ciudad tan universitaria, tan bohémica y cultural como Rosario, se encuentra enterrada entre chapas y andamios municipales. Seguramente en un futuro no tan lejano, un edificio vendrá a silenciar lo que aquí pasó.

Nada tan extraño


En Portada / Entre Ríos

En Paraná proponen declarar la emergencia hídrica
El intendente de Paraná, Adán Bahl, elevó al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza para priorizar el uso razonable del agua en la ciudad. “Es una medida previsora, que tomamos ante una situación crítica para cuidar a nuestros vecinos y vecinas”, señaló.

En Paraná proponen declarar la emergencia hídrica

“¿Hasta acá me seguís?”
El ex futbolista de Unión de Santa Fe y el Málaga de España recordó hace un tiempo cómo fue marcar a Diego Maradona. Anécdotas que cobran valor ante el adiós del astro del fútbol.

“¿Hasta acá me seguís?”

Convocatoria nacional de muralismo
Hasta el 30 de noviembre se encuentra abierta una convocatoria para la realización de proyectos murales individuales y colectivos de todo el país. Se seleccionarán 70 obras que recibirán un monto de 70.000 pesos cada uno.

Convocatoria nacional de muralismo

Al grito de Ni Una Menos, Colón marchó pidiendo justicia
Alrededor de 500 personas se nuclearon este miércoles en la ciudad cabecera del departamento Colón para pedir justicia por la muerte de Gisela Grispi. Aunque todavía no se determinaron las causas de su muerte, se encuentra en curso una investigación por posible femicidio.

Al grito de Ni Una Menos, Colón marchó pidiendo justicia

En Portada / Santa Fe

Rosario planifica reapertura al turismo en dos etapas
El fin de semana largo en la ciudad más grande de la provincia fue un buen ensayo del verano que se acerca en plena etapa de distanciamiento social por la pandemia del coronavirus, ya que las playas pública y privada de la Costa Norte de la ciudad inauguraron la temporada sin desbordes de asistentes.

Rosario planifica reapertura al turismo en dos etapas