Miércoles 26.02.2020 | 10:56 hs


03-02-2020 / Diversidad en Entre Ríos

En Gualeguaychú trabaja la primera funcionaria trans

Es docente, tiene 32 años y está al frente del área de Género y Diversidad de Gualeguaychú, junto a María Belén Biré. Apunta a visibilizar la realidad del colectivo LGBTTTIQ+ y transformarla.


Eugenia Delorenzi
redaccion-er@miradorprovincial.com

El colectivo LGBTTTIQ+ es uno de los más vulnerados por la sociedad, y está comprendido por minorías que desde hace años luchan por la equidad y el reconocimiento de derechos. De la mano del feminismo, el colectivo ha ido conquistando espacios, y si bien aún quedan muchas deudas pendientes para con éste, el de contar con una referente en un espacio de decisión política sin dudas hace esperanzadora la transformación de su realidad.

En este caso hablamos de la gualeguaychuense Manuela González, y si de romper barreras se trata, hoy es ella una de las referentes.

A los 22 se recibió de docente de grado y se ha desempeñado desde entonces como maestra en la Escuela de Nivel Primario N° 44 María Mercedes Balcarce de San Martín hasta el pasado diciembre de 2019. Desde aquel entonces, e incluso desde antes –durante toda su vida– ha roto las barreras impuestas por la sociedad: trascendió en su momento por haberse convertido en la segunda docente trans de la provincia de Entre Ríos –la primera fue Silvina Buyutti, en Nogoyá– y la primera en Gualeguaychú.

Además también fue conocida siempre su militancia activa en cuanto a la lucha por la equidad de derechos de las personas del colectivo LGBTTTIQ+, hasta lograr ocupar el décimo lugar en la lista de concejales del intendente Martín Piaggio, en las elecciones de junio de 2019. En ese entonces Martín Piaggio fue reelecto, pero por el caudal de votos obtenidos sólo logró ubicar nueve concejales, dejando sin opción a una banca a Manu, quien después de todo lo recorrido de todas formas fue elegida para conducir el Área de Género y Diversidad de la Municipalidad de Gualeguaychú, junto a María Belén Biré, encontrando así quien la acompañe en este desafío de poder trabajar intensamente en políticas públicas para romper las barreras sociales que sufre la comunidad LGBTTTIQ+.

Rompiendo barreras

En todo este camino recorrido, teniendo en cuenta las barreras sociales con las que se enfrentan las mujeres trans a diario, Manu ha ido derribándolas y hoy conociendo esa realidad, se propone mejorar la vida del colectivo.

En una entrevista con MIRADOR ENTRE RÍOS, Manuela contó su lucha personal y los ejes a trabajar para mejorar la calidad de vida del colectivo LGBTTTIQ+. La familia, el amor y la lucha colectiva han sido sus pilares para continuar este camino.

“Soy hija de Jacinto e Isabel. Jacinto albañil, mi mamá una mujer campo, con una vida muy doméstica y la verdad yo siempre digo que tuve una infancia muy hermosa porque tuve a mis papás que siempre me contuvieron y me llenaron de amor. Y cada vez que afuera sucedía algo que me hacía daño ellos con un abrazo o con palabras y mucho amor me sanaban el corazón”, comenzó contando y sin dejar de lado su particular interés por el bienestar colectivo agregó: “Y quiero hacer foco en qué importante que es en la vida, no solo de una mujer trans, sino de cualquier persona, el tener una familia. Esa que hoy está en el ojo de la tormenta, que se piensa y se repiensa cómo, dónde está y más con un montón de casos en que se cuestiona el rol de la familia y cuán importante es que los hijos e hijas tengan ese espacio de compartir con ellos, que es el primer lugar donde uno se empieza a formar y después salir a otros espacios”.

Retomando su historia, Manu contó: “Me recibí de maestra a los 22, utilicé la Ley de Identidad de Género, y de aquí retomar el punto de origen: porque para una mujer trans es muy difícil salir a la calle y ocupar espacios. No es solamente una cuestión de palabras sino que es una realidad. En el caso de las mujeres trans la cuestión física termina siendo una barrera. Y desde siempre, mi abuelo y mi padre me inculcaron que había que estudiar, formarse, tener una carrera que era lo único que podía asegurar el futuro”. “E incluso ahora, desde este lugar, ya como profesional y ahora como funcionaria en Gualeguaychú apunto y voy a apuntar siempre a que las compañeras y les compañeres estudien, que se haga hincapié en terminar los estudios que eso abre las puertas hacia un mundo totalmente desconocido que es el de la socialización; entiendo que el espacio de transformación se da solamente con la educación”, reflexionó.

A partir de allí que contó que no fue fácil la elección de la carrera a seguir: por la situación económica no podía estudiar en otra ciudad y quería hacer algo que aportara al colectivo LGBTTTIQ+ y desde allí que pensando en la educación como herramienta de transformación, con todas las barreras que eso implicó romper, ingresó a estudiar la carrera docente. “Cuando me recibí todos festejaban y yo lloraba y no de felicidad, lloraba pensando en que estudié cuatro años para tal vez no poder trabajar nunca, porque yo sabía que en 2011 había muchas cosas que no estaban puestas sobre la mesa, había un montón de desafíos en una ciudad muy conservadora”, relató Manu y continuó: “Conseguí horas y cuando fui por primera vez a la escuela como docente, una escuela de primer nivel, muchísimos alumnos, pero cuando estaba llegando ya notaba las miradas de cómo se daban vuelta los padres, como me miraban y entré y estaba a punto de irme cuando me crucé con una compañera con la que yo había estado en la residencia y le comenté de mi miedo y ella me invitó a conocer al resto de las docentes y comencé”.

“Llegué con muchos prejuicios, como los prejuicios propios que tenemos todas las personas y los superé. Y hoy recordando ese primer día y lo que sentí siento que fue necesario, porque empecé ahí la lucha, una lucha personal y por el colectivo, llegando sin querer también a ser hoy referente y poder hacer que se abran puertas en la ciudad de Gualeguaychú, una ciudad que hoy es respetuosa de las disidencias y los cuerpos disidentes, que alberga a muchísimas mujeres trans, que incluye dentro de sus actividades diarias”, aseguró.

La hoy funcionaria acotó: “Estoy muy contenta con la ciudad, por el cariño, por el espacio, y me permitieron también este lugar que con mucho respeto tomé. Y bueno, pasaron casi ocho años de trabajo en la escuela primaria, y en otra escuela más y hasta el momento soy la única docente trans de la ciudad pero ojalá seamos muchas más”.

Desafíos

Manu conoce las dificultades y las barreras con las que se enfrentan no sólo las personas trans, sino aquellas que integran el colectivo en general. Es por ello que esta nueva designación implica una tarea con el conocimiento de las necesidades a resolver, desde una perspectiva que tiene en cuenta la diversidad.

Respecto de este lugar que ocupa, señaló: “Asumo el espacio como un espacio de todos y todas. No sólo a las mujeres trans, sino también a la comunidad LGBTIQ+. Como mujer trans pensar que qué mejor que se encuentre una persona del colectivo en el espacio en el que se pueda trabajar en cosas que nos hagan un poquito mejor”, indicó.

Consultada por la decisión política tanto a nivel nacional que incluye referentes como Alba Rueda, como a nivel local y el cambio de nombre de las áreas a Diversidad y Género, Manu indicó que “poder hablar de una decisión política a nivel tanto nacional como local que el área cambie su nombre a mujeres, diversidad y género marca un poco la política que se quiere llevar adelante y poder llegar a lograr una sociedad más equitativa, y digo equitativa porque hablar de igualdad por ahí es muy subjetivo, lo que para mí es igualdad para vos tal vez es otra cosa, pero lo equitativo tiene que ver justamente con darle a cada uno precisamente lo que es de cada uno, lo que corresponde. Y creo que muchas cosas nos van a ayudar en este camino: siendo la capital del carnaval, siendo una ciudad contenedora de diversidades y cuerpos disidentes, creo que es un buen lugar de transformación”.

Salud, educación, trabajo

Manuela tiene como principales objetivos lograr el acceso a un trabajo estable, una atención en el servicio de salud que respete la identidad y ampliar los espacios de participación de las mujeres y hombres trans en la vida cultural, social y laboral. Respecto de los desafíos a encarar, la funcionaria explicó: “Quiero construir este espacio para que hagamos una tarea en equipo, en salud, en educación y trabajo. Las chicas y chicos trans están muy lastimadas y lastimados, seguro hay que salir a buscarlas y buscarlos, pero por eso trabajamos en equipo y en el que podamos atraer a las mujeres y hombres trans para que puedan acceder al sistema de salud, al laboral y a la educación”.

“Me acerqué a todos los centros de salud para ponernos a disposición de las compañeras y los compañeros para que se acerquen las personas trans. Trabajar en promover la salud por sobre todo, como igualdad y equidad, educación y trabajo”, indicó.

En cuanto a otras tareas para poder llevar a cabo sus objetivos, Manu detalló: “La idea es lanzar un censo de la población trans y no binaries para poder recolectar información, lo que nos va a permitir tener el dato concreto de cuántas y cuántos son, el nivel educativo que poseen, status social, la salud física y psicológica y de ahí tener una base. A partir de allí poder buscar soluciones a las problemáticas que tengan las compañeras y compañeres”.

“Otro de los problemas que hay dentro de la comunidad trans es el problema para conseguir trabajo, por eso en todo el país estamos luchando por el cupo laboral trans, y buscando un poco poder dar una respuesta, tratando de paliar esta crisis económica y social y dándole una respuesta o una alternativa a las compañeras ya que a nivel nacional el 70% de las compañeras trabajan en la prostitución porque no tienen otra opción. Ocho de cada diez mujeres y hombres trans terminan en la prostitución porque no tienen otra oportunidad, muchas y muchos deben dejar sus estudios”, agregó y analizó que además “la gran mayoría de las personas trans admite que no goza de buena salud porque no asiste a los centros porque sufren violencia institucional y lo mismo pasa en las escuelas”.

Realidades

“Son números que duelen –reflexionó– pero aprovecho estos espacios en los que se puede dar a conocer la realidad que vive el colectivo, porque es algo que nos incluye a todos y a todas, que nos interpela y que debemos poder generar empatía en la sociedad. Las personas trans tienen una expectativa de vida de sólo 35 años, no hay fuentes fidedignas que contabilicen las muertes de mujeres y hombres trans. Hay muchas barreras que tenemos incluso hoy en el 2020”, enumeró Manuela.

“Para mí es mucho más allá de ser la única funcionaria trans de la provincia, es pensar que hay que actuar porque hay muchas compañeras en otros lugares, otras ciudades y departamentos que no tienen trabajo, no tienen salud, no tienen oportunidades, que tienen que prostituirse, que no tienen acceso a la salud y la verdad es que nosotras no nos merecemos eso sólo por querer ser”, concluyó.

Cooperativa textil

Generar fuentes de trabajo genuino es uno de los proyectos del área que lleva adelante Manuela González, reconocida por su trabajo docente, y su compañera María Belén Biré. Y en este mes, ambas referentes del área de Género y Diversidad Sexual, en conjunto con el director de Derechos Humanos, Matías Ayastuy, y con el director de Cooperativas de la Municipalidad, Mauricio Weber, se reunieron con el presidente del Instituto Provincial de Cooperativas y Mutuales de Entre Ríos (Ipcymer) Ricardo Etchmendy, y con el secretario de Producción y Desarrollo Económico, Carlos Silva, con el objetivo de delinear y proyectar una cooperativa textil para un conjunto de trabajadoras trans en Gualeguaychú.

Respecto de esto Manuela contó que se trata de un proyecto muy personal que se hizo extensivo en el área. Agradeció el apoyo de su compañera Belén Biré y destacó que “en todas las reuniones de mujeres trans de las que he participado a lo largo y ancho del país, siempre observo que una demanda muy fuerte es el trabajo y la imposibilidad que teníamos de acceder a un puesto formal”.
“Me dediqué a pensar de qué manera podía sumar y qué podía hacer desde el espacio que hoy ocupo para poder darles las herramientas a mis compañeras, entendiendo que muchas de ellas hoy siguen trabajando en la calle con 52 y 53 años y nunca tuvieron un trabajo. Siempre fueron trabajadoras sexuales”, destacó la docente y titular del área de Género.

En este sentido, detalló que se acercó a Carlos Silva y a Mauricio Weber y les planteó esta posibilidad, porque había observado la gran cantidad de cooperativas que se habían armado; sobre todo para obras en espacios públicos o para la construcción de la Casa de la Mujer.

“A eso le sumé que tengo amigas trans que se han desempeñado como modistas en el Carnaval y que tienen dominio de grupo y saben llevar adelante estos talleres masivos, y me terminó de cerrar esta idea. Deben ser seis integrantes como mínimo, por lo que estamos avanzando en estos detalles”, concluyó Manuela, quien además adelantó que habrá muchas novedades del área porque están trabajando con distintos proyectos para la ciudad.


+ Noticias

Nuevo Torino tendrá iluminación led en el 80% de la localidad
Esta iniciativa impulsada por el Ejecutivo local llegará gracias a la instalación de 116 nuevas luminarias que se suman a las 64 que ya funcionan en los accesos al pueblo. La inversión superior al millón de pesos llegó tras el convenio que el Ejecutivo local firmó con el gobierno nacional en la gestión de Mauricio Macri.

Nuevo Torino tendrá iluminación led en el 80% de la localidad


En Portada / Entre Ríos

Hasenkamp, tierra de carnavales
Al ritmo de las comparsas Marumbá y Malibú, se llevaron adelante los tradicionales carnavales de Hasenkamp, que convocaron a más de 4 mil personas por noche. Los presidentes de ambas delegaciones, César Espinosa y Fabiana Battisti, dialogaron con Mirador Entre Ríos sobre este gran evento turístico, considerado el más importante de la costa paranaense, además de ser bien familiar.

Hasenkamp, tierra de carnavales

Entre los de elite
La 55° Semana Internacional del Yachting, el tradicional certamen argentino, volvió a dejar un saldo favorable para los entrerrianos Agustín Krevisky y Octavio Dorbessan, tras lograr el primer y tercer lugar, respectivamente, en la Clase F18. Su presente y futuro. Serios objetivos en la mira de los nautas paranaenses.

Entre los de elite

La marea verde vuelve a inundar la agenda pública
El miércoles se realizó un “Pañuelazo Federal” que convocó a cientos de personas en distintos puntos del país al unísono por el reclamo de la despenalización y legalización del aborto en nuestro país. Entre Ríos se hizo eco y la marea verde inundó también las calles de nuestra provincia.

La marea verde vuelve a inundar la agenda pública

Marcos Rojo, el primer jugador trans del fútbol argentino
Es de Gualeguaychú y tiene 20 años. A los 15, antes de cambiar su identidad, ya jugaba de centrodelantera en un equipo de mujeres. Fue la goleadora y la mejor del torneo. Hoy, conservando la posición, juega en un equipo masculino de Unión del Suburbio y participará de una liga afiliada a la AFA.

Marcos Rojo, el primer jugador trans del fútbol argentino

En Portada / Santa Fe

Se reuniría el jueves la asamblea de Amsafe
Mientras hoy la Nación presenta "una propuesta para fijar el salario inicial de los docentes de todo el país" que sirve de marco también para la discusión santafesina, los plazos para bajar una propuesta, tratarla y aceptarla están "justos": hoy, mañana y el viernes. El lunes comenzarían -o no- las clases.

Se reuniría el jueves la asamblea de Amsafe