Lunes 01.06.2020 | 08:57 hs


20-05-2020 / Compromiso ambiental

Una reserva educativa impulsa la protección de la cuenca del Perucho

La Escuela nº10 Juan Bautista Alberdi de Barrio El Colorado de San José trabaja desde hace años para que se declare al arroyo Perucho Verna como un corredor biológico de importancia para la región. Con un largo trayecto de trabajo institucional, docentes y alumnos ya lograron crear la reserva educativa Los Teros, y ahora apuntan a que se amplíe el área de protección hacia todo el caudal, el cual desemboca en el río Uruguay.

Silvia Simmone
redaccion-er@miradorprovincial.com

La última semana, el proyecto "Custodios del Arroyo Perucho" fue declarado de interés municipal por el Honorable Concejo Deliberante de San José. La iniciativa, que se viene trabajando desde el 2018, propone la protección de toda la cuenca del arroyo Perucho Verna, ya que el ecosistema que alberga constituye un corredor biológico único para el departamento Colón.

Jaime Borda, impulsor de la reserva educativa Los Teros, profesor y diplomado universitario en Educación para la Conservación del Territorio, explicó a Mirador Entre Ríos que el proyecto "Custodios del Arroyo Perucho" fue seleccionado como ganador en las instancias del senado juvenil departamental y provincial en el año 2018, pero que por diversas cuestiones no se pudo concretar su realización.

"La realidad es que desde que comenzamos a hacer la reserva educativa, que es nuestro proyecto matriz, nosotros pedimos que se proteja toda la cuenca del arroyo que nace en Villa Elisa, pasa por San José y llega hasta Liebig para desembocar en el río Uruguay, pero lamentablemente todas las gestiones ambientales que hicimos estuvieron atravesadas por limitaciones que vinieron del ámbito político. Ahora nuestras energías se renovaron, no sólo por la declaración de interés que muestra una intención importante, sino también porque los nuevos dirigentes de San José se hicieron presentes y asumieron un compromiso real para trabajar en conjunto. Hoy la reserva educativa, está reconocida en las cartillas turísticas como uno de los siete lugares que tiene la ciudad para visitar y se está trabajando para mejorar las instalaciones, porque hasta el momento nunca tuvimos baños ni una oficina de recepción", indicó el referente del proyecto.

Territorio de formación y conflictos

La reserva educativa Los Teros se encuentra ubicada a 5 km de San José en cercanías de los barrios El Colorado, El Brillante y Santa Teresita pertenecientes a esta localidad. Coronada por tres entornos ambientales típicos de la geografía provincial, el espacio protegido se constituye como una herramienta fundamental para las prácticas educativas de las escuelas del departamento, ya que en su ecosistema se descubren una gran variedad de especies de flora y fauna nativa.

"Lo que se puede ver en la reserva es la sabana entrerriana o el ambiente de pastizal, que es muy parecido al de África porque en el principio de la historia, cuando los continentes estaban unidos, todo formaba parte de un mismo ecosistema y es por eso que acá también se pueden encontrar animales que existen en ese continente, como las garzas o el gato montés. También pegada a la sabana tenemos lo que se conoce como la Selva de Montiel, el área de espinillos, y después ya nos vamos adentrando en el pajonal y la selva en galería. Se puede ver todo junto, la naturaleza es sabia. Acá hay muchas mariposas y una gran cantidad de especies de aves, porque estamos en una zona protegida de las fumigaciones y esa es la razón principal por la que estamos buscando que el proyecto se amplíe hacia toda la cuenca, porque si fumigan más arriba, en cualquiera de los cinco brazos que tiene el arroyo, todo termina llegando a la reserva y después al río Uruguay. Yo vi mucha mortandad innecesaria y por eso también comencé mi militancia y me convertí en un custodio del territorio, llevando adelante estos proyectos en la escuela donde trabajo", relató Borda.

Los conflictos de intereses atravesaron todo el proceso de conformación de la reserva educativa y también truncaron, en su momento, la aplicación del proyecto "Custodios del Arroyo", el cual tiene como objetivo proteger un área de mil metros a cada lado de la cuenca para garantizar la supervivencia de las especies que allí habitan. Actualmente, las catorce hectáreas que ocupa la reserva son las últimas de monte nativo y selva en galería que le quedan al departamento sobre el Perucho, por eso la ampliación del área de protección se destaca como fundamental para asegurar la estabilidad de todo este ecosistema.

Borda detalló que los terrenos que están en las cercanías del arroyo, por fuera de la reserva, son privados y se ocupan para actividades agrícola-ganaderas en las que se produce con agroquímicos. "Cuando presentamos el proyecto de la reserva en 2017 ya propusimos proteger todo el largo de la cuenca, pero nos dijeron que eso no iba a ser posible y sólo nos habilitaron algunas hectáreas. Después entendimos que eso sucedió así porque había ciertos intereses con empresarios y productores. El terreno en donde está Los Teros es municipal y es una zona inundable, por eso permaneció el ambiente, porque de no ser así, también se hubiera loteado y vendido. Lamentablemente sentimos que en ese momento sólo nos usaron para la foto, porque realmente no les importaba el medioambiente ni lo que pasaba acá, quedamos abandonados a nuestra suerte. Pero en esos años, la fuerza que nos dio la unión de los vecinos en la lucha contra los agroquímicos en el arroyo Perucho hizo que siguiéramos trabajando y ampliando nuestro proyecto, y que hoy, por ejemplo, logremos que se reconozca la necesidad de ampliación del área de protección para que podamos seguir realizando actividades educativas en este entorno", valoró el custodio.

Interpretación de flora y fauna nativa

La propuesta de la reserva educativa Los Teros se basa en un recorrido guiado interpretativo en donde los estudiantes pueden tener un contacto directo con aquello que están aprendiendo. Biología, geografía, ciencias naturales, geología son algunas de las disciplinas que se pueden aprehender en este aula a cielo abierto.

"Nosotros nos dimos cuenta de que había que empezar a enseñar como en el patio de la escuela, porque el objetivo es que los gurises aprendan sobre nuestros animales y árboles para que le den importancia. Ya no se puede seguir enseñando sobre jirafas, elefantes o animales que nunca se van a ver acá. En los dibujitos, por ejemplo, muestran mucho la zarigüeya, y esa especie es de Estados Unidos, la que tenemos nosotros que es muy parecida, es el osito lavador que vive en la reserva. También se pueden identificar diferentes árboles como el amarillo y el blanquillo que entre sí son muy similares y sólo cambian en los dibujos de su corteza. El curupí que es muy emblemático, el sauce, la uña de gato y el mataojo, entre otros. Y así en nuestros recorridos vamos analizando cómo es cada especie, por ejemplo en el caso del mataojo se llama así porque tiene un agente químico que es muy lacrimógeno: sirve para espantar los mosquitos, pero también afecta a la vista. En la época de Urquiza sus ramas se prendían fuego para que el enemigo no avance porque el humo le afectaba la visión a los caballos. Tenemos de todo para ver y estudiar. En el caso de que el arroyo esté muy bajo como ahora, se pueden analizar las distintas placas de la tierra y también ver la función primordial que cumplen las raíces de los árboles para contener el terreno para que no se desmorone. También tenemos una zona arcillosa, que es muy conocida por la gente de los alrededores que se llama 'la olla de Morard' porque en un tiempo esa tierra se usaba para limpiar el tizne de las ollas, entonces era muy común que vengan a la orilla del arroyo a lavarlas con su tierra", detalló el profesor.

Sobre el nombre de la reserva, Borda indicó que éste fue elegido por los chicos y sus familias a través de una votación que se realizó en la escuela, y que ganó "Los Teros" porque es una de las aves más comunes de la zona. Asimismo, destacó que ya lograron que la educación ambiental se extienda hacia todos los niveles de la institución, y que los chicos aprendan sobre flora y fauna nativa desde que ingresan hasta que egresan del establecimiento.

Proyecto

El proyecto "Custodios del Arroyo" propone que se proteja un área de mil metros a cada lado sobre toda la cuenca del Perucho Verna. Estas zonas son utilizadas para la producción agrícola a base de químicos, lo que compromete la especial biodiversidad que se encuentra en cercanías de la vertiente. La propuesta implica un compromiso por parte de los productores de abandonar el modelo de producción con agroquímicos, a cambio de la condonación de impuestos sobre el campo.

Más proyecciones, vínculos e iniciativas

Además del trabajo en conjunto con la organización Custodios del Territorio, que fue una de las iniciativas que inspiró la creación de la reserva, la escuela también teje vínculos con la Fundación Tekove Mymba, que se constituye como el primer santuario animal de América Latina. "Estamos conectados porque como la reserva está muy cerca de los barrios, a veces pasa que el gato montés que es uno de los animales que hay acá, aparece en la casa de los vecinos. Entonces les recomendamos que antes de matarlos nos avisen, porque es una especie en peligro, y así nosotros nos encargamos de buscarlos y avisarle a Tekove para que los lleve a su predio. Es todo un diálogo que se va dando poco a poco con la comunidad más cercana, porque antes de la reserva acá había una canchita de fútbol, entonces todavía el espacio suele ser utilizado de forma recreativa e incluso muchos vienen con una gomera. Ahora, el municipio de San José aseguró mi trabajo diario en este lugar y también dijo que iba a destinar personal, lo que va a permitir cuidar mejor el espacio. Mientras tanto estamos trabajando con una brigada solidaria, que es un grupo de voluntarios interesados en la naturaleza y en la preservación, que nos ayudan a mantener el predio", contó Borda.

Otra de las iniciativas que planean concretar en lo próximo, es la creación de una escuela de guardafaunas que se encamina a ser una tecnicatura que se dictará en la Escuela nº10. También se está trabajando en conjunto con una escuela técnica de la localidad para sumar sillas de ruedas especiales que permitan a quienes tienen problemas de motricidad, hacer los recorridos de senderismo que se proponen en la reserva.


+ Noticias

Presos: de las comisarías a los pabellones de aislamiento
La medida es transitoria, hasta que se generen plazas en los penales de la provincia que ya están superpoblados. La reubicación obedece a la decisión de Marcelo Sain de prohibir de aquí en más el alojamiento de detenidos en dependencias policiales.

Presos: de las comisarías a los pabellones de aislamiento


En Portada / Entre Ríos

"Apoyamos la extensión de la cuarentena, pero la realidad del interior es otra"
Galimberti contó cómo es el desafío de gobernar, en tiempos de pandemia, una de las ciudades más pobladas del norte entrerriano. "Hemos trabajado en la confección de protocolos pidiendo que se habiliten diferentes actividades, algunas lo logramos y otras no todavía, pero seguiremos intentando", reconoció. Chajarí cumplió este jueves 148 años y lo festejó de forma virtual.

"Apoyamos la extensión de la cuarentena, pero la realidad del interior es otra"

En break point
El aislamiento social producto de la pandemia del nuevo coronavirus obligó a la inactividad a todo el deporte. Los complejos padelísticos son de los más afectados, ya que dependen directamente de la apertura para continuar en pie. ¿Cuántos están al borde de la quiebra?

En break point

El desafío de cómo educar a los más chicos con una pandemia entre medio
Las salitas, esos espacios maravillosos donde conviven las risas, las canciones, los dibujos, las galletitas, las peleas por un juguete y las lágrimas por un empujón, llevan más de 70 días sumidas en el más absoluto y entristecedor silencio. ¿Cómo hacen las maestras jardineras para mantener el vínculo con los más chiquitos del sistema educativo?

El desafío de cómo educar a los más chicos con una pandemia entre medio

“Acá se tomó conciencia y hubo pocos casos”
Facundo Zabala está dando sus primeros pasos en el fútbol. El rosarino llegó con 20 años como refuerzo de la Liga Deportiva Alajuelense. En diálogo con Mirador de Entre Ríos, contó cómo es volver a jugar al fútbol en épocas de Covid-19.

“Acá se tomó conciencia y hubo pocos casos”

En Portada / Santa Fe

Timbúes tiene un hospital público de  primera hecho con fondos propios
El presidente comunal de Timbúes, Amaro González, lo anunció en su momento en la campaña; pero la pandemia aceleró la decisión política de establecerlo en tiempo récord: en menos de dos meses, erigieron este hospital que es un lujo para el pueblo y que auxilia -desde abajo, con fondos propios y sin pedirle a nadie- al sistema de salud regional y provincial.

Timbúes tiene un hospital público de primera hecho con fondos propios