17-11-2020 / Memorias de Santa Fe

La historia de la "revolución de las mujeres" de Timbúes ocurrida en 1875

145 años atrás, una rebelión producida exclusivamente por mujeres consolidó las bases de la colonia Jesús María, la actual localidad de Timbúes. Un hecho muy poco conocido y subestimado por la historia oficial por tratarse de una acción protagonizada sólo por féminas.


La Plaza del Carmen, el centro de la localidad que se mantuvo tras la revolución de 1875. Foto: Marcelo Manera.
+1



Hernán Alvarez
halvarez@miradorprovincial.com


Los tiempos han cambiado. Las mujeres hoy están en un mayor pie de igualdad en casi todos los aspectos con los varones. En el siglo XX y también en el actual, el feminismo como movimiento creció y crece en todo el mundo.

El panorama era muy distinto en la provincia de Santa Fe en 1875. Un distrito que tras la Constitución nacional de 1853 impulsada por el general Justo José de Urquiza comenzaba a generar un esquema distinto. La primera colonia agrícola se había fundado en Esperanza en 1856 a través del impulso de Aarón Castellanos. Este asentamiento de inmigrantes europeos fue el primero de decenas que cambiaron el paisaje santafesino. De ser una provincia con población originaria, se pasó a una concepción demográfica con gran influencia del Viejo Continente y con la agricultura como la base económica. Así nació la colonia Jesús María, hoy Timbúes. En 1869, se organizaron los primeros colonos unos kilómetros al norte de San Lorenzo. El centro del caserío se localizó al lado del llamado Camino Real que unía Asunción con las ciudades de Santa Fe y Rosario, y seguía hacia el sur. Allí se construyó una capilla, la Plaza del Carmen, casas de pobladores, oficinas públicas en construcción y el proyecto de una estación de trenes que se plasmó en 1874.

Un año después apareció un gran conflicto. Un señor de nombre Valentín Bergamino apareció en escena. Este negociante tenía como intención trasladar el centro de la colonia a un lugar distinto del ya acordado. El propósito era construir un centro urbano nuevo en una locación distinta a la elegida por los colonos fundadores. Este proyecto contó con la oposición de parte de los habitantes del área. Fueron de entre 80 y 100 mujeres, muchas casadas con los agricultores asentados allí, quienes se rebelaron ante la situación y comandaron una acción violenta que finalmente cumplió con el objetivo inicial de dejar el núcleo urbano en el lugar preestablecido.

En el álbum departamental de San Lorenzo de 1933 se dejó constancia de este hecho histórico que es poco conocido: “A fines del mes de octubre estalla un movimiento encabezado por elemento femenino, casi todas esposas de los primeros pobladores de este distrito, el que tuvo su origen en lo siguiente: Estando en construcción la iglesia donde aún hoy se oficia misa, el edificio municipal, algunas casas en las inmediaciones y en la plaza delineada, se intentó trasladar las autoridades y casa municipal frente a la plaza 25 de Mayo, es decir al ‘pueblo nuevo’ como en aquel tiempo se le denominaba. La distancia, por un lado, los intereses creados, por otro, hizo que los ánimos se exaltaran dando motivo al movimiento que mencionamos. El 1º de noviembre baja a este localidad el Jefe Político de Rosario don Manuel Medina y el señor Manuel Sánchez, con el fin de servir de intermediarios entre el pueblo y las autoridades, para llegar a un acuerdo. Como es de imaginar, esta revuelta tuvo gran resonancia en esa época, triunfando esta vez la razón, ya que el pueblo continuó edificándose en el lugar en que se había iniciado.

El 31 de diciembre de 1875 se cierra el primer ejercicio municipal de esta localidad que, como podemos ver en la presente memoria, es verdaderamente rica en acontecimientos. El pueblo sufrió durante este período una verdadera prueba de fuego, demostrando sus habitantes gran entereza de ánimo al mismo tiempo que gran interés por el adelanto de la población”.

Las mujeres tomaron las armas y se subieron a los carros. Utensilios domésticos, elementos para el agro y pimienta, un elemento distintivo, se utilizaron para la acción que destruyó la arboleda, la pirámide y una inscripción erigidos en el otro emplazamiento proyectado. “Lo que interpretamos es que las mujeres en ese momento toman conciencia y se deciden a actuar porque tuvieron la fuerza de la decisión de hacer algo. En este caso, organizarse en contra de una decisión de las autoridades de hacer un negociado con un terrateniente, que iba en contra de los intereses de los colonos. Había algo turbio que se estaba generando a espaldas del pueblo”, comenta a El Litoral Carina Trivisonno, recopiladora junto al profesor de historia Ricardo Celaya de 10 ensayos sobre la historia de Timbúes que se publicarán próximamente. “Hay una decisión y una organización que nosotros la podemos ver con una perspectiva de género hoy como una acción feminista. Sin que ellas se autodenominaran feministas. No iban a decir: ‘Somos feministas y vamos a hacer esto’, sino que es un feminismo de la praxis. Una acción donde se organizan en contra de una medida opresiva”, agrega Trivisonno.

“Prendieron fuego una especie de pirámide que connotaba una nueva fundación del pueblo en este nuevo territorio. Destruyeron todo lo que había; destruyeron una arboleda. Por eso tiene que tomar intervención la Policía de Rosario. Para que la policía se mueva hasta Timbúes tenía que ser un acontecimiento grave”, dice Carina. Las líderes, que fueron cuatro, estuvieron presas y se desconoce qué pasó con ellas y el trato posterior que recibieron.

El proceso de consolidación del centro urbano original no se definió en 1875, sino que llevó una década hasta 1885. “Los hombres tuvieron que contemplar el mantenimiento de ese trazado y desestimar el proyecto del terrateniente Bergamino. Durante esos 10 años, a un nivel más administrativo se avanzó en ese aspecto. Tardó 10 años hasta consolidarse a nivel papeles el centro urbano de la localidad. Estos sucesos de fines de octubre, comienzos de noviembre constituyen un punto sin retorno”, asegura Celaya.

Sin nombres propios
Los medios de comunicación de la época (todos gráficos) y las recopilaciones históricas omitieron mencionar con nombre y apellido a las líderes de la revuelta. “Se las denominó cabecillas en el material periodístico que nosotros investigamos, incluso en el libro sobre los 100 años de Timbúes que se hizo en 1974. Se las denominó La Petisa, La Sardeña, La María y otra sin nombre. Este es una de los borramientos discursivos en contra de las mujeres porque aparecen narradas en los diarios como las furias del infierno, aludiendo a esto de que cuando las mujeres salen al espacio público, ¿qué son? Son locas, son subversivas y por eso ese nombre de furias”, afirma Trivisonno.

“Todos somos diferentes, pero todos tenemos la misma dignidad y el mismo valor para construir juntos la sociedad. Esta lucha fue preponderantemente desde lo femenino, pero llegó a lograr una realidad que benefició a toda la comunidad en su momento”, dice sobre el tema Samanta Sánchez, secretaria de Educación y Cultura de Timbúes.

Cambio de nombre

El nombre primitivo de Timbúes era Jesús María. La estación de trenes del ramal Belgrano que iba de Rosario a Santa Fe se llamaba con la denominación basada en los habitantes originarios de la zona. “Durante mucho tiempo hubo dos nombres. En muchas localidades de Santa Fe, la colonia tiene un nombre y la estación ferroviaria otro. Hubo problemas con Jesús María, el pueblo de Córdoba”, explica Ricardo Celaya. Un siglo después de su fundación, en 1974, se decide renombrar al pueblo como Timbúes en homenaje a los primeros pobladores antes de la llegada de los extranjeros.




+ Noticias

"Nativos Mutantes" de nuestro suelo
El multiinstrumentista, compositor y realizador audiovisual de 24 años recopiló en su primer álbum solista canciones compuestas a lo largo de los años, interpretadas junto a un seleccionado de músicos santafesinos. El Litoral conversó con él sobre esta material y pudo entrever algo de "Folcorno", su próximo proyecto.

"Nativos Mutantes" de nuestro suelo



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.

En Portada / Santa Fe

En Portada / Entre Ríos

“Con pesar, esta vez no”
La dirigencia del Club Social y Deportivo San José anunció que su equipo no jugará la Liga Argentina Femenina (LAF). La decisión fue informada este jueves, luego de considerar aspectos “sanitarios, económicos” e incluso “de riesgo” para su comunidad. Se interrumpen ocho ediciones consecutivas representando a la provincia.

“Con pesar, esta vez no”

Acción climática: Villaguay integra los 70 municipios adheridos
Durante noviembre, unos 70 municipios de Argentina, entre ellos Villaguay, se integraron a la propuesta de la RAMCC (Red Argentina de Municipios Contra el Cambio Climático) con el fin de relevar a las personas que voluntariamente deciden destinar parte de su tiempo y energía a dar visibilidad a la Acción Climática, ya sea a través de acciones individuales o colectivas.

Acción climática: Villaguay integra los 70 municipios adheridos

Cambió de país, no de pasión
Camila Rizzo nació en Villa Libertador San Martín y entre otros lugares del país vivió en Viale. Gestó su amor por el rugby entre Camatí y el Paraná Rowing Club. Hoy, reside en Estados Unidos junto a su familia. Trasladó su entusiasmo por el deporte de la ovalada hasta el estado de Texas, donde logró convertirse en la primera entrerriana en jugar en Norteamérica.

Cambió de país, no de pasión

Bochazo de decisión
Después de cinco años de insistente lucha, la familia hockística del Club Recreativo San Jorge de Villa Elisa está cerca de concretar su anhelo: la cancha de césped sintético. Los paneles ya llegaron a la Ciudad Jardín y las obras en el complejo Polideportivo Municipal están cerca del final.

Bochazo de decisión