Juveniles del santo

Valentín Pereyra, otra joven promesa paranaense

A menos de un año de regresar a su ciudad, el volante de 20 años ya se transformó en un futbolista conocido en el Mundo Patronato a base de buenos rendimientos y por características de juego: “No hay nada más lindo que defender la camiseta del equipo de tu provincia”, sentenció quién espera tener revancha en Primera.

18-08-2022 | 22:05
Gabriel Obelar
[email protected]

A mitad del 2021, Gabriel Graciani recibió a dos nuevos futbolistas en Reserva, Martín Vallejos y Valentín Pereyra, dos jóvenes apuestas que decidió la institución incorporar. Este último, tenía interesantes antecedentes, jugando cuatro años en Talleres de Córdoba, pero siendo paranaense de nacimiento.

A poco de llegar, el zurdo llamó la atención de Iván Delfino (el entrenador del primer equipo por aquel entonces), que con solo algunos entrenamientos, posó los ojos en él, que a base de rendimientos y de goles (en su debut con Patrón en la tercera división marcó un gol), el futbolista categoría 2002 empezó a estar en boca del Mundo Santo, que a los pocos meses, lo disfrutó en la máxima división, en un puesto que no fue habitual, pero sumando sus primeras armas en el profesionalismo en el club de su ciudad.

“Estoy muy feliz en lo personal, disfrutando del momento, aprendiendo y buscando mucho más”, lanzó desde Chaco el propio Valentín a Mirador Entre Ríos, en plena concentración de cara al cotejo por Copa Argentina.

Volver a su ciudad


El joven paranaense nunca desvió su objetivo de ser futbolista, más allá de que los destinos fueron otros, ya que dejó después de años la provincia de Córdoba para volver a sus tierras y continuar luchando por su objetivo.

“No pude seguir en Talleres por cuestiones personales que dificultaban la continuidad en Córdoba”, contó el zurdo, que agregó: “Ni bien llegué a Paraná, llegó la oportunidad de jugar en Patronato, no sé si hubo otro club o no, lo único que quería era entrenar y empezar a jugar, no quería perder tiempo”.

En otra parte, subrayó: “Llegar a Patronato no lo dudé, porque tampoco lo pensé en su momento. Ahora sí digo que fue una buena decisión, porque es lindo volver a estar cerca de la familia, de la gente que quiero, sobre todo después del tiempo en Córdoba y que las metas se vayan cumpliendo”.

Profesional en su tierra


En solo un puñado de meses vistiendo la camiseta de Patrón, la vida de Valentín lo llenó de sorpresas, la primera convocatoria a una pre-temporada, a un partido profesional, el debut en la máxima división y el contrato profesional, además del estar en boca de todos.

“Es lindo que la gente hable de uno, porque te hace sentir que las cosas las estás haciendo bien, no me pesa, sino que lo disfruto y trato de devolver lo que ellos transmiten”.

Sobre estos momentos que le tocó vivir en tan solo meses, expresó: “Siempre soñé ser jugador profesional. Trato de estar tranquilo y hacer las cosas bien, sin volverme loco y seguir aprendiendo día a día. Lo más lindo que me pasó en la vida es ser jugador profesional”.

En la misma tónica, una de las promesas Santas, resaltó que busca revancha en Primera: “Por cuestiones de tiempo y exigencias, no pude estar el tiempo que quise en Primera o jugar lo que pensé, por eso me exijo, sigo aprendiendo de lo que es ser profesional, escuchar y así volver a tener revancha en Primera”.

Si bien no se profundizó en el tema de Iván Delfino, contó: “El me dio la oportunidad de debutar en Primera, de llevarme, no tengo ninguna queja con la posición, más allá de la poca costumbre. Ahora espero y quiero demostrar mucho más, tal vez en otra posición, pero quiero ayudar en Primera y demostrar ara lo que estoy”.

Para la misma línea, Valentín fue claro con el concepto y el agradecimiento: “Estoy agradecido, pero también orgulloso que mi pase pertenezca a Patrón. No hay nada más lindo que defender la camiseta de tu provincia y lo pude entender en este tiempo”, subrayó.

Familia


A la hora de cuestiones personales, se lo nota reservado, prefiere que todo quede puertas adentro, pero se lo escucha feliz al saber que sus pasos los siguen de cerca: “Jugar cerca de tu familia, que puedan ir a verte, estar cerca, volver a casa, que te contengan, hace que la elección haya sido la mejor”.

A su vez, contó: “Mi familia es futbolera, ninguno llegó a ser profesional y tengo la dicha de poder dedicarme a esto. No hay nada más lindo que ser jugador de fútbol”.

Metas


En el final, si bien contó que sigue de cerca a varios futbolistas profesionales, pero busca tener su propia característica, habló de sus metas a futuro: “Primero, volver a tener continuidad en Primera y demostrar que puedo estar y aportar lo mío. Luego, seguir progresando, aprendiendo y vivir de esto”, insistió en el concepto anterior: “Porque no hay nada más lindo que ser jugador de fútbol”.

A la hora de consultarle si quiere llegar algún lado, confesó: “El sueño máximo sería la Selección Argentina, jugar y defender a nuestro país, jugar en Europa, pero seguir siendo futbolista profesional es lo que más anhelo, poder seguir ayudando a mi familia, más allá de donde esté”.
Mirador Provincial en


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

Patronato hizo historia, eliminó a River y llegó a semifinales
El Rojinegro pisó fuerte en La Rioja y por los 4tos de final de Copa Argentina, dejó afuera al conjunto de Marcelo Gallardo y jugará, por primera vez, semifinales. Marcelo Estigarribia y Jonathan Herrera los goles en los 90, Facundo Altamirano el héroe en los penales. El 19 de octubre jugará semifinales.

Patronato hizo historia, eliminó a River y llegó a semifinales

En Portada / Santa Fe