Lunes 21.10.2019 | 15:17 hs


01-07-2019 / En Gualeguaychú

Entre Ríos ya tiene su primer museo de carnaval

Desde hace un mes, la ciudad de la costa del Uruguay cuenta con un museo que permite a lugareños y visitantes vivir el carnaval durante todo el año. Cuenta con un espacio 360 grados en el que se aprecia el espectáculo como si se estuviera en plena pasarela. Se destacan los corsos populares “Matecito” y el tradicional desfile de “Carrozas Estudiantiles”.

Sabina Melchiori
redaccion-er@miradorprovincial.com

En Gualeguaychú, como en tantas otras localidades por donde el tren dejó de pasar, el parque de la estación de ferrocarril fue convirtiéndose año a año en un espacio público destinado al esparcimiento y la recreación.

En 1997 se inauguró allí el primer corsódromo del país. La pasarela de 500 metros de largo se construyó sobre parte del trazado de la vía, quedando la estación en la mitad del recorrido. A pocos metros de esa pista, que es epicentro de uno de los espectáculos a cielo abierto más imponentes del verano argentino, funciona dentro de un coche comedor el museo ferroviario, un bastión de lo que fue aquel sitio hasta hace no tantos años.

Con el propósito de resignificar los espacios que en otros tiempos formaban parte de la actividad ferroviaria fue que uno de los galpones se convirtió en el Centro de Convenciones de la ciudad, y desde hace poco más de un mes, el antiguo galpón del taller del ferrocarril, se convirtió en el Museo de Carnaval de Gualeguaychú.

Era un pedido de muchos, principalmente de los prestadores turísticos, para que Gualeguaychú mostrara algo de su principal atractivo, durante todo el año; y la primera vez que se escuchó hablar sobre un proyecto concreto de museo fue a principios de 2016 cuando se realizó la muestra “¿Momo está? Tradición y Vigencia del Carnaval en Gualeguaychú”. Esa fue una exposición de fotografías, documentos históricos, diseños de trajes y carrozas, vestuario e instrumentos musicales que reflejan la larga tradición que tiene el carnaval en Gualeguaychú. Y en agosto de ese año, el intendente Martín Piaggio realizó la apertura de los sobres para la licitación de la obra del Museo de Carnaval. El objetivo fue, según manifestó entonces, “recuperar un espacio de nuestra ciudad, con historia como son los galpones de la vieja estación de ferrocarril, para transformarlo en un lugar de encuentro para los vecinos, donde puedan pasar un buen momento y disfrutar de diferentes actividades”. Hoy ya se puede disfrutar y es el primer museo de estas características en todo el territorio entrerriano.

Donaciones

Desde entonces, el municipio convocó a los vecinos a contribuir con donaciones de objetos relacionados a la historia carnavalera. “La creación de un museo tiene una dinámica propia, que se extiende en el tiempo y de la que cada ciudadano puede ser partícipe”, señalaron desde el gobierno local, y la respuesta fue contundente. La primera donación fue la escultura “Poema de Carnaval” del Artista Oscar Rébora, confeccionada en bronce martillado, sobre un pedestal de granito.

Por otra parte, Juancho Martínez, histórico personaje del Carnaval de Gualeguaychú, donó documentos correspondientes al Corso Popular del año 1977, el cual incluye desde reglamentos, puntajes del jurado y entrega de premios.

Por aquellos días también se recibió un diseño de vestuario del artista y director de comparsas Mario Martínez realizado para Papelitos 2016; una antigua bandera de apertura de la comparsa Papelitos, del Club Juventud Unida, edición 1999, dirigida por Numa Frutos. También llegaron de manos del estilista Saúl, tres trajes fantasía, que portara de manera excepcional para las comparsas Marí Marí, Kamarr y Papelitos.

Además, Verónica Gestro, junto a su hija Marcia, compartieron el valioso material fotográfico, artístico y documental, atesorado por la familia del genio indiscutido, José Luis Gestro, que tanto dio al Carnaval de Gualeguaychú.

El carnaval uruguayo también es parte del museo, a partir de la donación de un afiche publicitario de las Fiestas de Carnaval de 1943, que fue traída por el director del Museo del Carnaval de Montevideo, Alejandro Rubbo, quien expresó “nuestro deseo es donar al Museo del Carnaval de Gualeguaychú algo autóctono y representativo de nuestro Carnaval uruguayo, para que forme parte de su acervo patrimonial”.

El caracterizador y maquillador, Gervasio Larrivey aportó sus primeras herramientas de trabajo: una paleta de sombras que armó él mismo sobre un pedazo de imán en un portadocumentos y su primer pincel profesional de maquillaje. Además, donó unas 300 fotos de maquillajes, caracterizaciones, pruebas, inspiraciones, el paso a paso y los backstages, equipos y mesas de trabajo, antes y después, reinas, trajes de fantasía, solistas y pasistas, recortes de diarios y revistas. “Registros que documentan 13 años de trabajo y mucho amor por una fiesta que fue mi gran escuela y laboratorio de aprendizaje”, escribió en su cuenta de Instagram.

El museo y sus carnavales

El museo impacta tanto cómo el espectáculo que se realiza cada sábado de enero y febrero a pocos metros de sus instalaciones. Brinda la posibilidad de apreciar en detalle la confección de los trajes y valorar su evolución. Hay una habitación donde las paredes son mega pantallas led que reproducen una noche de carnaval en 360 grados, de modo que estar ahí dentro se parece a estar de pie en medio de la pasarela.

Tanto en su interior como en el sector externo del museo se pueden observar megas esculturas que han formado parte de las carrozas de diferentes ediciones del Carnaval del País lo cual atrae a chicos y grandes. Una escultura representa a María del Carmen Doffi, de la ciudad de Victoria, profesora de Danzas, bailarina y pasista de carnavales, que participó en Gualeguaychú por 15 años en las comparsas Kamarr, Papelitos y Ará Yeví.

Hay dispositivos electrónicos para leer sobre su historia y conocer detalles de cada una de las comparsas que conforman el gran espectáculo. Por ejemplo, la razón por la cual la comparsa del club Juventud Unida se llama Papelitos. Una pista: hay en exposición un traje de papel. El corso popular Matecito también cuenta con un espacio destacado dentro del museo. Principalmente la corneta, instrumento exclusivamente gualeguaychuense, que no se ve ni se escucha tocar en otra parte del mundo, sello distintivo de las murgas y conjuntos carnavalescos de esta ciudad del sur entrerriano.

Si van menores de edad, los guías les prestan accesorios y atuendos para sentirse parte del espectáculo. Alejandro Bulay, guía del museo, señaló: “Es una gran emoción ser guía de este museo, vengo de familia carnavalera, una familia con más de 60 años en le historia del carnaval. Somos parte de del conjunto Carnavalesco Los Colombianos, pionero del Corso Popular junto con Los Vacantes y Los Purretones”

Para visitarlo

El museo abre de miércoles a viernes de 9 a 12 y de 14 a 20. Mientras que los sábados y domingos puede visitarse de 9 a 20.


+ Noticias

La UNR implementa el cupo laboral travesti y trans
En el salón Sur de la Sede de Gobierno de la UNR se presentó el martes 15 el cupo laboral travesti-trans Alejandra González en homenaje a la compañera no docente de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas fallecida en 2018, señalaron desde el gremio de trabajadores no docentes de la UNR (APUR).

La UNR implementa el cupo laboral travesti y trans

Financiamiento a pymes en tiempos de tasas impagables
El director ejecutivo del Mercado Abierto de Valores planteó en Expoinversiones Rosario la “planificación financiera”. Y habló del nuevo uso de facturas electrónicas, que sirven para avalar créditos más barato... O menos caro que las tasas de referencia bancaria.

Financiamiento a pymes en tiempos de tasas impagables


En Portada / Entre Ríos

Festejo inclusivo
El Club Ecuestre La Carmela celebró su cumpleaños con una gran reunión hípica. Los Campeonatos 15º Aniversario, puntuable por el Entrerriano, y Paraecuestre, convocaron a unos 200 binomios de distintas provincias. En el predio de Colonia Avellaneda, se vivió un gran aperitivo de la final provincial.

Festejo inclusivo

Desbordados de placer
El VII Cruce de Salto Grande ofreció una nueva fiesta deportiva desde Concordia, con cifra record de 2.000 corredores de 11 distritos del país, más cuantiosas procedencias de Uruguay e inclusive de Bosnia. La edición se desarrolló el fin de semana anterior en adyacencias de la represa y tuvo gran representación de localidades de la provincia.

Desbordados de placer

En Portada / Santa Fe