28-09-2020 / Riesgosa decisión

En Chajarí, cientos de estudiantes festejaron pese a la prohibición

En las últimas horas del domingo 20 se viralizaron primero en la zona y luego a nivel nacional las imágenes de estudiantes celebrando su día en las calles, cientos, sin distanciamiento ni barbijos. Si bien ya se manejaba el rumor de que se concretaría, como todos los años, al estar en cuarentena, causó rechazo en algunos sectores, sociales y políticos. Pero también abrió debate sobre la necesidad de legislar dentro de la pandemia, y de escuchar a un sector de la sociedad completamente olvidado.


Pedro Galimberti, intendente de Chajarí.
+4






Lucía Torres
redaccion-er@miradorprovincial.com

Chajarí tiene la tradición de que la estudiantina se realiza el día de la víspera, en la noche del 20 de septiembre, en la ex estación del ferrocarril. Este año, con la pandemia, no estaba permitido. Más allá de esto era un rumor a voces que se realizaría de todas formas por una convocatoria vía whatsapp de los mismos estudiantes. Incluso el mismo intendente, Pedro Galimberti, días previos, en declaraciones radiales, se había referido al tema diciendo que “es una situación compleja. Trataremos de estar acompañando, vamos a estar ahí (Estación del Ferrocarril) sobre todo para hablar con los chicos. Uno advierte que habrá una movida, no puedo desconocer esto”. Y prosiguió: “nosotros no vamos a dar ningún tipo de autorización porque no corresponde desde el punto de vista legal”, lo que fue leído como un ‘guiño’ hacia los adolescentes, como una autorización ‘implícita’.

Los hechos

El día indicado llegó y antes de las 20 ya la cantidad de chicos era importante, aunque no pudieron pernoctar en un lugar por el “pedido” de la policía, se manifestaron hasta aproximadamente la hora 0. Según los datos que se pudieron recabar, al llegar la policía, sin ejercer violencia, los retiró del lugar, desde donde se trasladaron a una esquina habitual para festejos, pero tampoco pudieron permanecer allí y, nuevamente por pedido de la policía, les pidieron que se retiren hacia otro espacio, lo hicieron hacia una plaza, pero allí tampoco pudieron pernoctar, y se les pidió que se dispersen, ahora sí con ánimos algo más caldeados de ambas partes, y con el peligro que esto implica ya que era un horario donde muchos autos seguían circulando por la zona.

Al día siguiente la convocatoria era también en la estación, donde ya fueron menos las agrupaciones y, en este momento la Municipalidad, a través del área de salud, había colocado puestos donde les entregaban agua, golosinas y preservativos y se les permitió poner música.

Opinión pública

La viralización de estas imágenes a nivel nacional provocó opiniones encontradas, a favor y en contra, con un tinte político innegable, y una sensación de hartazgo y desahogo frustrado, importante.

Vale resaltar que en Chajarí el uso del barbijo en espacios abiertos no es obligatorio, y el lugar donde se habían reunido primeramente los estudiantes es sumamente concurrido por familias, cada fin de semana, quienes en su mayoría tampoco usan barbijo. Pero lo cierto es que lo que pasó en Chajarí dejó entrever las opiniones, a nivel local con muchas voces a favor, donde reconocían la necesidad de estos espacios para los más jóvenes, ya que muchos de ellos no se les permitió vivir su último año de secundaria.

A nivel nacional, y político, las voces fueron más tajantes, marcando la postura “anticuarentena” que representa la estudiantina en tiempos de pandemia.

Dato al margen, Chajarí al cierre de esta edición contaba con 16 casos activos, en una población de unos 50 mil habitantes, lo que equivale al 0,032 por ciento de su población.

La policía

Al ser consultado por los medios de prensa, el Comisario Miguel Terrussi, de la comisaria Chajarí, dijo que tenían previsto un operativo porque sabían que iba a haber aglomeración de estudiantes. Pero advirtió que el número de chicos lógicamente supera ampliamente al número de efectivos con los que cuentan, “así traigamos la jefatura completa de todo el departamento, siempre ellos van a ser más, incluso vino un móvil de Villa del Rosario a realizar apoyo, pero es imposible sostener a tantas personas, lo que intentamos fue de contenerlos, intentar que no consuman tantas bebidas alcohólicas y cualquier incidente como puede ser peleas o daños, en la estación de trenes”, explicó Terrusi dando su versión de lo ocurrido.

Más adelante contó que fueron llegando en masa, “se los habló pero el que tiene hijos adolescentes sabe que es difícil tratar con ellos, muchos están en una etapa de rebeldía, no todos lógicamente, pero en masa se complica, de ahí se trasladaron a la esquina de Belgrano y Sarmiento, se trasladaron de manera controlada, tratamos de que se manifiesten pero con la mayor tranquilidad posible, tratamos de que se disipen después de eso y para las 12 de la noche, cuando cerraban todos los comercios, ya se disiparon”.

El gobierno local

Luego del fin de semana, y de ser llamado por los medios nacionales, el intendente de Chajarí Pedro Galimberti habló con los medios locales y puso paños fríos a la situación. Comenzó resaltando que los chicos “querían salir, están en edad escolar, las ganas de encontrarse con sus pares, que es más que juntarse en una casa a tomar unos mates, que todos sabemos que pasa, tienen ganas del bullicio, del ruido y no es que los esté justificando, digo la realidad”, advirtió el mandatario.

Además, Galimberti aclaró que durante la estudiantina, “salvo el hecho de que se juntaron y que no podían, la verdad es que no pasó nada, y los pibes se juntan donde no los molesten, les guste al intendente o a la directora del hospital o no les guste, no hay que negar esto, lo que hay que hacer es reglamentarlo, por eso en esta semana nosotros mandamos nuevos protocolos para el ocio responsable, que es justamente esto, hay que pensar y buscarle la forma”.

Más adelante el Intendente se refirió a las demás actividades que en ese momento estaban prohibidas, “no tenemos que olvidar que las reuniones familiares y sociales están prohibidas, y todos sabemos que se siguen haciendo, entonces hay que tener un poco de coherencia”.

Ante la pregunta de por qué el comité de crisis de Chajarí no se reúne desde hace tres meses, fue terminante y dijo que “si hubiera sido por algunas personas de la salud, acá hubiéramos estado tres meses en fase uno, y yo entiendo que su función, pero si acá estábamos más tiempo en fase uno, el que corta el pasto para comer, por citar un ejemplo, no puede laburar, tiene que andar escondiéndose y en la clandestinidad para que no le llegue la policía, por eso nosotros tratamos de, con las medidas de precaución, flexibilizar algunas cosas, y eso a veces gusta y a veces no”, sentenció.

Las colaciones a la vista

En otra parte, el intendente Pedro Galimberti, habló de lo que se viene en pocos meses, “estamos a la vuelta de la esquina de fin de año, ahí están las recepciones, y todos, no solo los gurises quieren esto, es algo familiar, entonces no les podemos decir que no, así como si nada, hay que buscar la manera de reglamentar, buscar el lugar amplio, al aire libre, porque cuando el sentido común se pierde, pasan estas cuestiones”.

En este sentido, durante este fin de semana varias agrupaciones estudiantiles se unieron juntando firmas, justamente en la estación del Ferrocarril, para pedir autorizaciones de eventos al aire libre, por ejemplo, las recepciones y colaciones.

Finalmente dijo que la gente de Chajarí en general es respetuosa, “hace seis meses que venimos con tono apocalíptico, y eso cansa, cuando todo comenzó en las reuniones del CoEs nos decían que si se ‘hacían las cosas bien quizás no llegaba’, pero estamos hablando de un virus, el lógico que llegaría, y más allá de los controles y cuidados, mucho más no se puede hacer”. Pero nuevamente refiriéndose a por qué no se volvió a reunir el Comité dijo “la verdad que las predicciones que tenían no se cumplieron ningunas, entonces si ahora me preguntan qué va a pasar dentro de 15 días por la estudiantina, la verdad es que no lo sé, pero saquémosle espuma al tema; ahora lo importante que en unos 15 días esos gurises se cuiden de no están en contacto con personas mayores en lo posible, por las dudas, pero nada más”.

Un mensaje equivocado

Al respecto, Elisabeth Franco, presidenta de la Asociación de Enfermería de Entre Ríos y encargada del personal de Enfermería del hospital Santa Rosa dijo que “nosotros, hoy estamos en esta lucha para cuidar a todos y que nos cuiden, es una responsabilidad social, son muchos convergentes que deberíamos tratar y escuchar, participar desde la educación, la enseñanza y desde el aprendizaje, es para los niveles familiares, para la comunidad las personas y los individuos”.

Mientras tanto, la directora del hospital Santa Rosa, Fernanda Lalosa, comentó que “estamos muy preocupados por lo que pueda llegar a venir, puede que no suceda nada, ya que al ser jóvenes no les pase nada, pero la preocupación viene porque estos chicos pueden llevar a los padres y a los abuelos el virus, de ahí viene la preocupación ojalá no pase nada”.

Ante una consulta, la funcionaria aportó que “nosotros hicimos lo que hacemos todos los días, aparte de pasar los informes, y mencionar las normas de bioseguridad, pero desde marzo estamos con esto y si cada uno de nosotros no sabemos cuál es nuestra función estamos mal”. Para Lalosa, “el llamado de reflexión es para los funcionarios que no se hicieron las cosas que debieron hacer; yo escuche que decían que iban a acompañar la salida de los chicos, pero no se trata de acompañar, es decir no, no se habilita, no se puede, ese es el mensaje”.

Por último, añadió que “en cuanto a la variabilidad del virus dentro de todo estamos compensados, tanto a nivel pacientes como a nivel atención médica, sanitaria como trabajo; por ahora venimos bien, a partir de hoy a 15 días puede haber otro tipo de presentación epidemiológica en nuestra localidad”.


+ Noticias

El intendente de Rufino volvió a contagiarse de coronavirus
A través de sus redes sociales, el intendente macrista de la ciudad de Rufino confirmó este martes a última hora que nuevamente fue diagnosticado con coronavirus. Natalio Lattanzi había sido informado con covid-19 positivo el 18 de septiembre último y a poco más de un mes volvió a infectarse.

El intendente de Rufino volvió a contagiarse de coronavirus

El covid entró a un geriátrico y 5 voluntarios se internaron para cuidar a los abuelos
Un gesto casi tan simple como enorme, se dio a conocer este miércoles en la localidad santafesina de Chovet, en el departamento General López. Allí, la comuna de ese pueblo de 2500 habitantes dio a conocer una de las historias más llamativas de esta pandemia: 5 voluntarios se ofrecieron y se internaron para cuidar a 15 abuelos que se contagiaron de covid-19.

El covid entró a un geriátrico y 5 voluntarios se internaron para cuidar a los abuelos


En Portada / Entre Ríos

Una propuesta para contar historias con lo que se tenga
El experimentado realizador audiovisual y docente Faustino Sosa brindará un taller sobre el manejo del celular tanto para filmar como para editar. Se trata de una actividad gratuita, que se propone compartir herramientas que permitan contar una historia, no importa los dispositivos tecnológicos con los que se cuente.

Una propuesta para contar historias con lo que se tenga

Santa Ana prepara sus playas para cuando se las habiliten
Las temperaturas comenzaron a subir y en los fines de semana de sol ya las playas de Santa Ana se vieron colmadas de familias que buscaban refrescarse y disfrutar de los paradisíacos lugares. Más allá de esto, todavía no está habilitado el turismo, lo que abre un interrogante hacia los próximos meses.

Santa Ana prepara sus playas para cuando se las habiliten

El Circo Tejedor
Si bien la historia del Circo de los Hermanos Tejedor refiere a un histórico show que supo alegrar y divertir a ciudades y pueblos de toda la región, es en realidad el relato de una familia apasionada por el arte. Hace casi cien años desde el comienzo de esta fantástica empresa y aún existen reminiscencias de quienes recuerdan anécdotas al respecto.

El Circo Tejedor

Cuesta arriba, allá van
Superando errores dirigenciales y ataques de vecinos, los pilotos de la Asociación Paranaense de Bicicross (Apabi) buscan tomar nuevo impulso. Casi no tenían espacio para entrenarse, pero su espíritu no claudicó y ahora cuentan con energías renovadas, con la aparición de nuevos bikers y familias como soporte. Se prometen volver a volar alto.

Cuesta arriba, allá van

En Portada / Santa Fe