A 50 años de Carlos Monzón-Bennie Briscoe II

Cuando la tarde se hizo noche y el Luna Park se estremeció

Siempre recordamos este match como “La noche del reloj”, aunque se haya realizado en un atípico horario vespertino. En él, el sanjavierino pasó por uno de los pocos momentos complicados y de real riesgo que padeció en su impecable campaña de campeón mundial. Fue en el noveno asalto, cuando su duro y tozudo rival lo tuvo al borde del nocaut.
14-11-2022 | 10:22

Todo un clásico. Carlos Monzón abrazado a Bennie Briscoe, mirando el reloj que indicaba los minutos del round en el Luna Park.
Foto:Revista El Gráfico
14-11-2022 | 10:22
Sergio Ferrer

[email protected]cial.com




Carlos Monzón versus Bennie Briscoe (alias “Bad Bennie”, o Bennie “El Malo”), sábado 11 de noviembre de 1972. Estadio Luna Park de Buenos Aires. Sexta exposición titular del santafesino, quien hasta allí había defendido en cinco ocasiones –todas en forma categórica- el cinturón unificado AMB-CMB del peso mediano que le había arrebatado a Nino Benvenuti en el Palazzo dello Sport de Roma, el 7 de noviembre de 1970.

Siempre hemos recordado este combate, del que ya se cumplieron cincuenta años, como “La noche del reloj” (*). Y lo hacemos así, por un hecho puntual, muy conocido, quizás sin tener en cuenta un detalle que no es crucial, pero que nos sirve para aplicar a nuestro modo el ejercicio de la memoria: la pelea fue de tarde, para que pueda ser televisada a Europa en un horario nocturno apropiado, ya que fue transmitida a Francia, Italia, Holanda, Dinamarca, Austria, Bélgica y Noruega (además de Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico).

La pelea fue de tarde, repetimos, pero siempre la recordamos como “la noche en la que Monzón estuvo al borde del nocaut”. Por eso, no podemos dejar de enfatizar, como manifestamos en el título de esta nota, que esta fue “la tarde que se hizo noche” para el púgil santafesino. Y es que el pupilo de Amílcar Brusa, conectado por un violento y casi devastador cross de derecha de Briscoe a la mandíbula (si hubiera sido a la sien, Carlos no hubiese “contado el cuento”), experimentaría un momento de indisimulable zozobra y peligro.

Repasemos. Eran las 19.03 de aquella atípica jornada sabatina. Iban 1 minuto y 54 segundos del noveno capítulo cuando Monzón recibió el piñazo de Briscoe en su quijada, del lado del ring que daba a calle Bouchard. Tras seis segundos de abrupta desincronización y espasmo, pudo salir indemne de dicho trance, con algo de lucidez y cierto decoro: abrazó a Bennie con practicidad y astucia, miró el reloj que indicaba el tiempo que iba del round –el que estaba del lado de avenida Madero e indicaba que faltaba algo menos de un minuto para que suene la campana- y, una vez separados por el árbitro Víctor Avendaño, le hizo errar por milímetros otra derecha terrible a su rival. Antes y después del golpe histórico, del que tanto se habló y aún se habla, “Escopeta” dominó con autoridad y amplitud a Briscoe, obteniendo una victoria por puntos sin discusión en quince asaltos.

“Vengo a ganar por nocaut”

Según lo publicado por El Litoral en aquellos días, el ingreso de los pugilistas estaba previsto para las 18.10 y el inicio del pleito a las 18.20, aunque dio comienzo recién a las 18.30 para ser exactos, es decir a las 22.30 en gran parte del viejo continente. Pedro Oscar “Cacho” Roteta, que era el enviado especial del diario, entrevistó previo al combate al rapado Briscoe –a quien se refería como “hombre de color”, tal como se acostumbraba a identificar a los pugilistas morenos o de raza negra estadounidenses antes de aceptarse universalmente su condición de afroamericanos-, y le preguntó si tenía algún problema con que la pelea se hiciera de tarde, a lo que el púgil originario de Augusta contestó: “Toda hora es buena para ganar”.

Es que Bennie “El Malo”, que era “mata ratas” en serio –pues estaba empleado en el deprtamento de desinfección del municipio de Filadelfia, ciudad donde residió toda su vida (luego sería recolector de basura)-, se tenía una fe ciega y precisa. “Ganaré por nocaut, Monzón no va durar más de seis rounds, además esta es la única chance que tengo de triunfar, si la pelea se define por puntos es muy difícil que los jurados argentinos me declaren vencedor”, había dicho al llegar a Ezeiza, en la mañana del viernes 3 de noviembre de 1972, ante la requisitoria de la prensa local.

Carlos hacía su pelea número 91. Contaba con 77 victorias (54 antes del límite), solo 3 derrotas (ninguna categórica), 9 empates y un combate sin decisión en 90 apariciones rentadas. Llevaba 70 peleas y poco más de ocho años sin conocer la derrota, ya que la última había sido el 9 de octubre de 1964, en la ciudad de Córdoba y a manos del puntano Alberto del Carmen Massi (“Pirincho”), al que luego vencería en tres ocasiones, mostrando una clara superioridad.

Briscoe, por su parte, tenía 55 peleas profesionales. 43 ganadas (36 antes del límite), 10 derrotas, 1 empate y 1 nulo. Su único empate, a diez vueltas, había sido justamente con Monzón y en el mismo Luna Park, el 6 de mayo de 1967. No sabía lo que era perder por la vía rápida. Y no lo sabrá hasta el 25 de mayo de 1974, cuando el colombiano Rodrigo Valdés lo superó por nocaut técnico en siete vueltas.

(*) Con dicho nombre, este 16 de noviembre se brindará un tributo periodístico deportivo a Carlos Monzón en la planta alta de Bar Sur, Av. Freyre y Juan de Garay. Participarán, entre otros, los especialistas Carlos Irusta y Néstor Giuria.

Temas: El mirador 
Mirador Provincial en

Además tenés que saber:


+ Noticias

Ya están los campeones de la Liga San Jerónimo de Vóley
Se definió de primera división en el departamento, con la participación de equipos de Las Colonias también. En ese sentido el Club 9 de Julio de Arocena sigue demostrando su gran momento y lo pudo ratificar con las damas, que dieron la vuelta olímpica. En cuanto a los hombres, Vecinos Unidos de Coronda se quedó con el título luego de la definición que tuvo lugar en el Club Central Coronda el fin de semana pasado.
Atlético Sastre sigue siendo el rey
Atlético Sastre volvió a quedarse con el Oeste Santafesino y sigue agigantando su historia. En el estadio Centenario le ganó en el clásico la final a Atlético María Juana por 3 a 0 para adueñarse del Clausura, coronarse en la temporada 2022 y gritar tricampeón.


Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.
En Portada / Santa Fe
En Portada / Entre Ríos
Entre Ríos consiguió el pasaje dorado
Entre Ríos cosechó este sábado una caída y dos victorias, para alcanzar la clasificación a cuartos de final de Copa de Oro del 38° Seven de la República. Hoy desde las 11, la UER se medirá con Tucumán, en El Plumazo. El resto de los choques rumbo al título serán Rosario-Uruguay, Santa Fe – Mar del Plata y Buenos Aires – Chile.

Rugby Entre Ríos consiguió el pasaje dorado